Actualizado hace: 3 horas 18 minutos
¿Dónde hay  más empleo?
¿Dónde hay más empleo?
Por: Jorge Maldonado
jorge39936@gmail.com

Miércoles 15 Agosto 2012 | 00:00

Las estadísticas del trabajo que exhibe el INEC han dejado de ser confiables, pues presenta hechos que son imposibles, porque paulatinamente, las autoridades del régimen y especialmente la Asamblea Legislativa, han ignorado cómo reaccionan los patronos bajo presión. No se puede afirmar, entonces, que se ha reducido el índice de desempleo, pues se han hecho mucho más agobiantes las obligaciones patronales.


Primero fue el caso de las empleadas domésticas. Antes eran abundantes y, desde luego, ganaban un poquito menos que otros trabajadores, pero a cambio recibían alimentación y habitación, cuando trabajaban “puertas adentro” y alimentación cuando terminaban su jornada a las dos o tres de la tarde.
Pero intervino la Asamblea Nacional y dispuso que estas trabajadoras fueran obligatoriamente afiliadas al IESS, lo que imponía pagar el salario general y demás beneficios sociales, además de las ventajas que anotamos.
La reacción de los patronos fue dejarlas sin salario, sin alimentación y sin vivienda, pues prescindieron de ellas; se acostumbraron a pagar por contrato el arreglo de la casa una o dos veces por semana y, con la alimentación se las arreglaron. Así, en lugar de pagar más, ahorraron…. Las domésticas desempleadas, que casi siempre son madres solteras cuyos hijos también se alimentaban donde los patrones, tuvieron que conformarse con el bono de 35 dólares mensuales. Ahora son escasas porque las más jóvenes, han encontrado ocupación rentable en la prostitución.
Se anuncia también que los productores agrícolas y ganaderos tienen que afiliar al IESS a sus peones y vaqueros y pagarles, por lo menos, el salario general unificado y todos los demás beneficios.
Flaco servicio para los trabajadores, porque los patronos además de su pago semanal, les dan habitación (casitas independientes), tierra para producir, leche en las ganaderías y otros beneficios derivados. Ahora, se programan para contratarlos por obra: preparar el terreno, sembrar, deshierbar, cosechar, manejar un hato, cuidar su seguridad, etc. serán labores a contratar. Si viven en la hacienda, tendrán que firmar un contrato de arrendamiento y pagar un canon, lo mismo que su comida.
Los ejemplos muestran que lo que los sociólogos presentan como beneficioso, no siempre lo es; lo que presentan como un derecho, a veces, incrementa las obligaciones. Y, como lo hemos dicho tantas veces, la única manera de distribuir riqueza, es creándola. Y la única forma de crearla, con producción. El remedio a las injusticias está, entonces, no en la inconsulta creación de obligaciones paralizantes para la economía empresarial, sino en el apoyo a quienes producen, que generan la riqueza que el país necesita.<

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: