Jueves 24 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 31 minutos
VIVIENDAS

Quienes ganan sueldo básico quedan sin casa

Martes 14 Agosto 2012 | 00:00

Jenny Muentes soñaba con tener vivienda propia en el proyecto habitacional municipal “Sí mi casa”, pero fue descalificada por ganar el sueldo básico.

El programa que se dijo era de interés social y para los más pobres está descalificando a quienes ganan el básico, pues el banco que aprueba el crédito los deja fuera, señaló Muentes.
Ella trabaja como despachadora en una estación de gasolina. El año pasado Jenny pagó del 10 por ciento ($ 1.786) o anticipo para acceder a una vivienda de tres dormitorios del modelo “Gaviota”, que costaba 17.800 dólares  cuando aplicó y ahora cuestan 19.900. 
Pero en julio pasado se enteró que no accede al crédito porque gana 296 dólares.
Por eso solicitó a la empresa municipal Sí vivienda la devolución de su dinero el pasado 31 de julio.
En la empresa le contestaron que debe esperar 65 días. 
“No entiendo por qué la demora si es mi dinero”, dijo la mujer, quien aseguró sentirse burlada.
Las personas con sueldo básico que aplicaron al modelo más barato, Tohallí (costaban 14.500), sí aplican. 
Actualmente ese modelo cuesta 17.500.
 
Retiro. En la empresa municipal se informó que más de 30 personas se han retirado del programa por diversas situaciones, como quedarse sin trabajo o ser descalificados por el banco que da el crédito.
La empresa Sí Vivienda ha  entregado crédito directo a 15 ciudadanos con similares problemas a los de Muentes.
Los casos se priorizaron a los primeros inscritos para las casas.
Los cuatro modelos de casas que ofrece este plan habitacional subieron de precio hace dos meses por la acometida eléctrica subterránea y nuevos costo de materiales de construcción. Los incrementos se aplican sólo a los nuevos clientes. El modelo Tohallí cuesta 17.500, Gaviota 19.900, Isabel 30 mil y Umiña 33 mil. <
 
Intervienen en terrenos que son de Montecristi
Los vecinos que viven en el margen izquierdo de la vía de ingreso al plan habitacional están pintando los colores de la bandera de Montecristi en sus cerramientos.
Ellos quieren dejar claro que sus terrenos pertenecen a Montecristi y que el Municipio de Manta no debe pasarse de los límites.
Aurora Valle, propietaria de un terreno, indicó que la empresa de vivienda ha instalado una tubería de aguas servidas hacia los terrenos de Montecristi y además está metiendo maquinaria para construir una vía y un redondel. "No nos oponemos al desarrollo, pero pedimos respeto a la propiedad privada. Se debe respetar la jurisdicción de Montecristi, que es el cantón que debería notificar cualquier novedad a propietarios y no actuar arbitrariamente", pidió Valle. <