Actualizado hace: 3 horas 9 minutos
Incumplimiento en las obras públicas
Incumplimiento en las obras públicas
Por: Enrique Delgado Coppiano

Lunes 13 Agosto 2012 | 00:00

Es casi diario el reclamo ciudadano e institucional por el retraso a muchos proyectos de obras que son financiadas con fondos públicos, ya en los Gobiernos Descentralizados como del propio Estado Central. Esto conlleva graves perjuicios para todos los sectores patrios, más cuando hay obras que se estima deben remediar los efectos de la anterior temporada invernal, que causó graves deterioros en la infraestructura instalada, y muy poco se ha avanzado en estas reparaciones sobre los daños causados, mientras que ya se anuncia que entre octubre o noviembre soportaríamos un nuevo fenómeno El Niño, que esperamos no se produzca, pues de ser así estaríamos en una mayor situación de emergencia social.

 

Nuestra capital provincial reclama el retraso total de las obras obtenidas luego de una gran movilización cívica ciudadana, de cuyos resultados se afincaron muchas esperanzas de mejoramiento, mas las cosas siguen largos procesos de trabajos lentos e incumplidos,  faltos de sentencias determinantes en el pago de garantías acordadas, mientras los costos se van elevando y se piden nuevos  plazos para concluir los proyectos, mientras el pueblo espera y se desespera.  Obras tan importantes como la vía Chone – Canuto – Calceta – Pimpiguasí; la San Antonio-San Vicente, recontratación del paso lateral Chone, se anuncian, nos alegramos por ello, pero sobre los mismos no se está trabajando. ¿Qué es lo que realmente pasa? No lo sabemos.
Todo lo señalado indicaría que las actuales disposiciones legales de la contratación pública deben ser más estrictas para su ejecución y cumplimiento; que el llamado Portal de Contratación informé públicamente en cada caso qué obra es la que se ha contratado, quiénes son, la unidad ejecutora, quiénes son los contratistas, cuánto cuesta, quiénes fiscalizan, cuáles son los plazos para las diversas fases, para que las veedurías ciudadanas y la coordinación con los GAD y los conglomerados beneficiarios sean ágiles y oportunas,  de cada contrato,  y todos sepamos lo que se está haciendo y si se lo hace bien. En definitiva, transparencia es la fórmula clave para saber, conocer, y aplaudir o reclamar sobre una inversión de recursos públicos que son sagrados y que siempre ellos vayan en el beneficio común para las zonas, provincias, ciudades y habitantes que aspiran a ser servidos por esa inversión, porque ese es el derecho ciudadano de los catorce millones de ecuatorianos.<
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: