Martes 16 Septiembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 4 minutos
Childerico Cevallos

+ ARTICULOS

Childerico Cevallos Caicedo

Cambiando de tema

POR Childerico Cevallos

Lunes 13 Agosto 2012 | 00:00

Alejado de la tierra natal -momentáneamente en suelo antillano- por descanso mental y cultura general, comparto los siguientes apuntes proporcionados por guías turísticos profesionales.

 

Jamaica es la isla que visitó don Cristóbal Colón en su segundo viaje al nuevo continente. Tiene cerca de 2,7 millones de habitantes. En cuatro horas de viaje se recorren los trescientos kilómetros de carretera que separan las dos más importantes ciudades: Kingston -la capital política- y Montego Bay -la capital turística-, ubicadas en los extremos, la primera en la punta suroriental y la segunda en la noroccidental.
La moneda es el dólar jamaicano y el cambio es de alrededor de 75 dólares de la isla por uno de los de USA, al momento de escribir estas líneas.
Su gobierno es algo así como monárquico constitucional. Este 6 de agosto Jamaica celebró en grande el aniversario 50 de su  independencia de Gran Bretaña, con un sistema de gobierno que tiene a un gobernador designado por la Corona británica, figura decorativa como la reina en Inglaterra, porque quien gobierna es el primer ministro elegido en elecciones populares, junto a otros funcionarios. 
Costumbres inglesas como conducir por el lado izquierdo de las vías en vehículos con timón a la derecha se mantienen, siendo una de las novedades para quienes arriban a  esta isla, la segunda más grande en las Antillas después de Cuba.
Como en Ecuador, existe una tremenda indisciplina en esta materia, que genera  alta cifra de accidentes de tránsito, algunos mortales.
El litro de gasolina de 90 octanos cuesta 122 dólares jamaicanos, es decir 1,6 dólares estadounidenses y 6,5 USD el galón, costo incrementado desde que el ciclón Iván causara grandes daños años atrás. 
La cifra de desempleo es alta, al igual que la delincuencia, y acreditan estos males a la crisis económica por la baja en las exportaciones de sus productos clásicos como la madera, la bausita - elemento básico para hacer el aluminio -, el banano, entre otros.
Contrastando con este panorama, se mira esperanzadoramente la recuperación del área turística, bajoneada a raíz del ataque a las Torres Gemelas en Nueva York, porque nadie quería subirse a un avión. 
Como los gringos no venían, miraron hacia otras áreas del mundo, logrando pegar duro especialmente en Latinoamérica.
El esfuerzo privado hace de las maravillas naturales de Jamaica un imán tremendo, con instalaciones y operadores turísticos que saben su trabajo. La isla tiene cerca de 830 kilómetros de playas, pero explotables turísticamente son apenas 240 ubicadas en la costa norte, donde se levantan magníficos hoteles que se disputan lo que, de acuerdo a lo que aprecio a mi rededor, es una ola constante de visitantes, que bien le haría a Ecuador recibirla. 

OTROS COLUMNISTAS