Actualizado hace: 1 hora 45 minutos
Argentina
Un millón de personas afectadas por huelga en el metro

La sexta jornada de huelga de trabajadores del metro de Buenos Aires desató hoy una guerra de acusaciones entre administraciones y precipitó la intervención de la justicia, que instó a las partes a destrabar un conflicto que afecta a cerca de un millón de viajeros.

Jueves 09 Agosto 2012 | 19:54


El fiscal Federico Villalba solicitó a la Justicia que ordene a la empresa concesionaria del servicio de metro, Metrovías, y a los gremios convocantes del paro que reanuden la actividad.
La petición del fiscal se produjo tras horas de reunión entre representantes del Gobierno de la ciudad y de los sindicatos que demandan mejoras salariales, que no han conseguido aún un acuerdo para intentar atajar el conflicto.
La reunión se realizó a instancias de la jueza porteña Patricia López Vergara, quien llamó hoy a las partes a negociar porque "la conflictividad social amerita la urgencia (...), los ciudadanos no pueden ser rehenes de dos jurisdicciones".
"He buscado descomprimir, dentro de la competencia de la ciudad, el caos y la situación de crispación en la que la ciudad se encuentra", afirmó la jueza.
Tras arduas negociaciones para destrabar el conflicto, representantes de la Subsecretaría de Trabajo de la ciudad de Buenos Aires y del sector sindical confirmaron que no se logró un acuerdo.
"No se sabe cuándo puede finalizar (el conflicto), porque el tema se define día a día", dijo a la prensa el representante de los trabajadores del metro, Néstor Segovia, quien confirmó que este viernes tampoco habrá servicio.
Mientras, el Gobierno nacional, presidido por Cristina Fernández, y la administración municipal, encabezada por el conservador Mauricio Macri, se enzarzaron en una guerra de acusaciones sobre la responsabilidad última del servicio de metro.
Macri responsabilizó del conflicto a sectores gremiales oficialistas e insistió en que no puede hacerse cargo del subterráneo, tal y como le reclama el Gobierno de Fernández, quien traspasó el metro a las autoridades porteñas el pasado enero, pero retiró los millonarios subsidios que destinaba al servicio.
El alcalde sostuvo que la ciudad no tiene "manera de financiar" el metro y exigió vías de financiación a la Administración nacional antes de responsabilizarse "de algo que está quebrado económica y técnicamente y que pone en peligro la vida de la gente".
"No puedo decirle a la gente 'vamos a agarrar los subtes y que para eso tengo que cerrar jardines de infantes'", advirtió Macri, quien sugirió "ir al Banco de Desarrollo Interamericano y tomar créditos a 30 años para hacer todas las obras que hacen falta".
La empresa concesionaria del servicio, Metrovías, replicó al alcalde que el metro "es un medio totalmente seguro" a través de un comunicado y manifestó su confianza en una pronta solución a la huelga, que es ya la más larga de la historia.
Entretanto, el ministro de Interior y Transporte argentino, Florencio Randazzo, afirmó hoy que "no sólo la Ciudad debe hacerse cargo del subte", sino que además debería rendir cuentas sobre el destino de sus fondos públicos.
Por su parte, el portavoz de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro, Enrique Rositto, expresó su satisfacción por el dictamen judicial y advirtió que "sería escandaloso que el Gobierno de la ciudad no cumpliera con sus obligaciones".
Los trabajadores reclaman un aumento salarial de un 28 por ciento, además de otras demandas de mejoras en condiciones laborales y de prestación del servicio.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala