Actualizado hace: 2 horas 18 minutos
PORTOVIEJO
Los padres jugaron sin milagros ni mandas

Agustín Montes fue la estrella del fútbol ayer. Este sacerdote mexicano que está en una parroquia de El Puyo, tapó dos penales y fue aplaudido por sus compañeros.

Miércoles 08 Agosto 2012 | 00:00

Exultante, el padre Agustín, de 58 años, aseguró que no se trató de dos milagros.  “Me encomendé a San Marcos, El patrono de los arqueros y le intuí a la pelota” señaló entre risas el sacerdote hincha confeso de Las Chivas.
Edison Morales, de 33 años también disfrutó de la  jornada deportiva que se cumplió ayer en el colegio Cristo Rey durante el encuentro nacional de sacerdotes que se realiza en Portoviejo.
Los sacerdotes no tuvieron problemas en vestir de corto y aunque en la cancha mantienen la misma cordialidad y paciencia de sus vidas cotidiana si disputaban cada pelota con muchas ganas y gritaban con emoción cada gol anotado. No se persignaban como lo hacen jugadores famosos cuando realizan una gran jugada.
Monseñor Iván Núñez era muy marcado, pues su compañeros saben que él, arzobispo auxiliar de Guayaquil, siempre ha sido uno de los mejores jugadores de la iglesia ecuatoriana y lo demostró con ese regate y quiebre de cintura que lo han hecho destacar.  Al final de la jornada nuevamente Pichincha volvió a campeonar. Sus integrantes se lo agradecieron a la Divina Providencia .  <
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala