Jueves 24 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 54 minutos
Juegos Olímpicos

Brasil y México pasan a la final de fútbol en el undécimo día de los JJ.OO.

Martes 07 Agosto 2012 | 16:47

La final olímpica de fútbol enfrentará el próximo sábado en el majestuoso Wembley a Brasil y México, un apasionante duelo americano con dos selecciones que aspiran a ganar su primer oro.

El undécimo día de competición de los Juegos fue también testigo de la última gran gesta del ciclista británico Chris Hoy y de la segunda comparecencia del jamaicano Usain Bolt, ya clasificado para las semifinales del 200, su prueba favorita.
El oro olímpico es el único gran título importante que le falta al fútbol brasileño y su selección hoy dio el penúltimo salto para lograrlo, tras ganar con amplitud a Corea del Sur por 3-0, con dos goles de Leandro Damiao -máximo artillero del torneo con seis- y Rómulo.
Lo malo para la 'verdeamarilla' es que enfrente tendrá a un ambicioso México, que hoy superó con casta y raza a uno de los mejores equipos de la competición, Japón. El 'tri' remontó el tanto inicial nipón con dianas de Fabián, Peralta y Cortés.
Otra jornada pletórica para los anfitriones que superaron el listón de los 19 oros en Pekín y al final de la jornada ya suman 22 oros, cifra que seguro se ampliará considerablemente hasta el domingo.
El gran protagonista fue sir Chris Hoy, el ya legendario ciclista que ganó en el velódromo en la modalidad de keirin, la séptima medalla de su carrera y el sexto oro, más metales dorados que ningún otro atleta británico en la historia.
El corredor escocés, de 36 años, igualó en número de medallas a su compatriota Bradley Wiggins, y superó en la cantidad de oros que acumula al legendario remero británico Steve Redgrave, que acumuló cinco metales dorados entre Los Ángeles 1984 y Sydney 2000.
El primer éxito del día para los británicos llegó en el triatlón con la victoria de Alistair Brownlee y el bronce de su hermano Jonathan, pero entre los dos se interpuso en el espléndido recorrido por Hyde Park el español Javier Gómez Noya, plata con la que se desquita del cuarto puesto en Pekín.
"Estoy feliz y disfrutando. Fue una carrera fácil. Es mi prueba favorita", afirmó Bolt tras ganar la primera serie de la eliminatoria de 200 con un tiempo de 20.39 y que mañana puede seguir reescribiendo la historia.
Los 1.500, una de las pruebas más emblemáticas del atletismo, tiene nuevo e inesperado rey. El argelino Taoufik Makhloufi sorprendió al superar de forma casi insultante a los grandes favoritos, los kenianos.
En cambio, el oro de disco tenía un seguro dueño, el alemán Robert Harting, invicto en 28 concursos durante los dos últimos años y doble campeón del mundo pero que hasta ahora no tenía el título olímpico. Lo ganó con un mejor lanzamiento de 68,27 metros.
Australia ya cuenta con una nueva Cathy Freeman. Sally Pearson, campeona del mundo y mejor atleta femenina del año 2011, refrendó su dominio en los 100 vallas pero con muchos más apuros de lo previsible con dos centésimas (12.35, récord olímpico, frente a 12.37) de ventaja sobre la estadounidense Dawn Harper.
El saltador de altura ruso Ivan Ukhov, en posesión de un título mundial y otro europeo en pista cubierta, conquistó su primera medalla de oro al aire libre (2,38).
Concluyó la gimnasia artística con una actuación espectacular que rayó la perfección del holandés Epke Zonderland en la barra. En paralelas la victoria fue para el chino Feng Zhe, mientras que las dos finales femeninas se las repartieron la china Deng Linlin en barra y la estadounidense Alexandra Raisman en suelo.
China, en hombres, y Estados Unidos y Rusia, en mujeres, se llevaron los mayores premios en gimnasia.
Las semifinales de balonmano femenino enfrentarán a España con Montenegro y a Noruega con Corea del Sur.
La lucha por el oro en el waterpolo femenino será entre Estados Unidos y España, que ya tiene su primer oro gracias a Marina Alabau en windsurf.
El pulso entre China y Estados Unidos por liderar el medallero se decanta de nuevo para el gigante asiático que ya atesora 34 oros por 30 de los americanos. Gran Bretaña se afianza tercera con 22, diez más que los norcoreanos.