Actualizado hace: 5 minutos
Y SI FALTAN DóLARES
Y SI FALTAN DóLARES
Por: Walter Andrade
wandrade17@yahoo.com

Lunes 06 Agosto 2012 | 00:00

Si llegasen a faltar dólares en la economía que pongan en peligro el modelo monetario en vigencia, lo primero que haría el gobierno, como todos lo saben, es aplicar los frenos al gasto público para contenerlos lo más que se pueda.

Sería algo parecido a la reacción de un conductor cuando de repente se le atraviesa un animal en la vía.   Una vez superado este incidente, se continuaría andando por el camino,  pero eso sí con mucho cuidado, observando los límites de velocidad,  para tener capacidad de controlar los imprevistos.  Pero esto de detener súbitamente la inversión pública, sí que es necesario en algún momento – ojalá nunca lo sea -  no  solo que eventualmente atrasaría la ejecución  de  programas del gobierno sino que básica y esencialmente le quitaría poder de compra a gran parte de la población porque millones de ecuatorianos dependen directa e indirectamente  de lo que gaste el gobierno.

Es decir que en este supuesto, que, repito,   jamás quisiera que suceda porque todo el país perdería, las compras del sector público y el pago y transferencias a contratistas del Estado se retrasarían considerablemente. Y este demora, como nos podemos imaginar, no viene sola, trae cola y bien grande. ¿Por qué? Esos contratistas tienen empleados, tienen obligaciones que cumplir y al no recibir su dinero a tiempo no podrían satisfacer sus compromisos en los términos pactados y se desencadenaría una contracción cuya intensidad dependerá del tiempo del atraso. Pero a  su vez esas personas o instituciones también tienen obligaciones y pagos que realizar y ellos tampoco podrían cumplir en los plazos previstos con sus acreedores y así sucesivamente.
Y  ¿Así no ha sido siempre? Si, es cierto, pero lo que sucede ahora es que  la visión del gobierno, sus principios  de trabajo,  asumen  un sector público poderoso y tan fuerte debe ser que tiene que competir con el sector privado en muchas áreas. Y entonces, si se interrumpe el suministro de oxígeno de parte del gobierno, las empresas públicas podrían sufrir.  Por lo tanto cualquier escasez de dólares se esparce a gran parte de la población con efectos desastrosos Por esto, lo ideal sería que se dependa cada vez menos de los gastos del gobierno, que se estimule la exportación – como se lo está haciendo -  o que se tome la decisión que los chinos en tiempos de Deng Xiao Ping, tomaron: empresa pública que no pueda mantenerse debe desaparecer.<
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: