Actualizado hace: 43 minutos
No desprestigien la imprescindible revolución
No desprestigien la imprescindible revolución
Por: Vicente Mendoza Pavón

Lunes 06 Agosto 2012 | 00:00

Una posición sustentada en principios cívicos y éticos nos impone considerar como objetivo fundamental el bienestar colectivo, el amor por la patria y el fortalecimiento institucional de la República.

Los seres humanos de estatura superior jamás descienden a los niveles del resentimiento que empuje a la siembra del odio, sólo porque en algún momento una determina acción desconoció méritos o atentó contra un interés personal. Se debe seguir conservando inalterables las profundas convicciones que se sustentan en valores supremos como el humanismo y la fraternidad social. La defensa permanente a un proceso político como el presente, y el cívico respaldo a un Presidente de la República que está actuando en función de patria, no debe provenir solamente  de los “gobiernistas”, sino de todo ciudadano que ubique a la patria en el piso más alto de su cívico corazón. La obra más grande de este gobierno no es la construcción hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, ni la Refinería del Pacífico, donde están efectuando inversiones sin precedentes. No, la obra emblemática se llama la revolución educativa, cuyos resultados positivos se empezarán a sentir después de diez años. Estas acciones obligan a ser solidarios con este proceso político denominado revolución ciudadana. Pero este respaldo y solidaridad política no puede disminuir jamás el derecho a disentir, a expresar con absoluta veracidad los errores cometidos por los mandos medios; al contrario, es necesario denunciarlos señalando a sus autores para que se proceda a la justa e impostergable rectificación.

En este último concurso nacional de merecimiento para escoger a las personas más idóneas y capaces para desempeñar la misión de administrar justicia, se ha perpetrado actos de injusticia que no se deben callar jamás. No soy amigo de la abogada Romina Vera, pero sí estoy informado que ella obtuvo la más alta calificación (primer puesto) a nivel nacional, fue la mejor graduada de su promoción, y sin embargo no consta en la lista de ganadores del concurso. La doctora Celia García Merizalde, quien acumula más de ocho años como funcionaria judicial, y actualmente desempeña por más de cinco años la función  de Jueza  Primera de lo Civil de Manabí, se ubicó en el vigésimo lugar a nivel nacional, y en primer lugar en materia civil en nuestra provincia; ella es también otra de las victimas que tampoco aparece en la lista de los postulantes ganadores, pese a sus óptimas calificaciones e innegables virtudes como magistrada. ¿Fue este concurso una sarcástica tomadura de pelo? Es de hombres rectos enmendar errores e injusticias.
Parafraseando a Cervantes podemos expresar que, concursos de merecimientos injustos son perlas en el muladar.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: