Actualizado hace: 3 horas 55 minutos
PORTOVIEJO
Las familias en riesgo esperan reubicaciones

La ropa cuelga de los improvisados cordeles instalados en pasillos y patios del centro turístico El Concorde de Portoviejo. Allí, donde hace años reinaba la alegría de los turistas, hoy la desesperanza es la huésped.

Lunes 06 Agosto 2012 | 00:00

Las 94 familias albergadas, que perdieron sus casas por la fuerte estación invernal, esperan que la Municipalidad agilite el trámite para la donación del terreno donde el Miduvi construirá las casas con el bono que les asigne.
María Teresa Flores, Juan Baque, María Baque, están entre los albergados. Sus casas fueron destruidas y semisepultadas por la avalancha de agua y lodo que bajó de las colinas de Andrés de Vera a fines de febrero de este año. En la calle San Ignacio y Alberto Lara, donde vivían, queda la evidencia de la fuerza de la naturaleza.
Viviana Orellana, quien dirige a los albergados, fue la única persona que perdió su vivienda por la inundación en la curva de El Guabito, debido a que la vía a Santa Ana quedó a un nivel más alto que las casas y esto represó las aguas, que se desbordaron.
Y las historias se repiten. Desde Andrés de Vera, San Pablo, El Florón,  Barrio Fátima, ciudadela Vélez, calle  Medardo Cevallos, llegaron al improvisado albergue donde comparten vivencias, y también  reclaman por mayor atención para salir de este trance. En las habitaciones comparten hasta 8 personas, en algunos casos. 
En esos espacios cocinan sus alimentos y realizan sus actividades diarias. 
Orellana indica que hasta hace dos meses tuvieron atención de las instituciones vinculadas a la emergencia, pero ahora se sienten huérfanos de apoyo. Está consciente de que no pueden recibir todo del Gobierno, pero pide que, al menos, se asigne médicos y psicólogos para atender a los niños. Y, lo más importante, que el cabildo agilite el trámite para la donación del terreno donde se construirá el programa de reasentamiento de las 100 familias albergadas. No quieren pasar otro invierno en este lugar. 
 
 más temor. En las colinas de San Pablo y Andrés de Vera el temor también ronda. 
En El Rocío de San Pablo, Carmen Mendoza  teme que si las lluvias son fuertes sus casas se caigan por los deslizamientos, junto con el tanque que, tras los deslizamientos de febrero, la empresa de agua potable y alcantarillado, EPMAPAP, reubicó a un costado de las casas, sobre la tierra, y ya se está hundiendo.

En el mismo sector Cirilo Molina y Santa García, que perdieron sus casas en el último invierno, dicen que nadie del municipio ha llegado para censarlos y ver qué necesitan. Igual afirman Ginger Cedeño, Ángel Pilligua, Diana Macías, Santa García que también perdió su vivienda. < 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala