Actualizado hace: 3 horas 13 minutos
Los niños,  los nietos
Los niños, los nietos
Por: Eduardo Aráuz Fernández

Domingo 05 Agosto 2012 | 00:00

El niño es la esperanza de los pueblos. Es una criatura mágica que con sólo estirar los brazos, correr hacia ti y gritarte, tío, papi o abuelo, puede hacer el milagro de transformar tu estado de ánimo. El dolor de la espalda desaparece, tus decepciones y amarguras se olvidan al instante, tu ceño fruncido se ilumina y de tu cara brota una brillante sonrisa. Es también un tirano porque es imposible borrarlo de tu mente y sacarlo, ni siquiera por un instante, de tu corazón.

Consigue de ti todo lo que otros ni remotamente hubieran podido obtener. Te gobierna, te domina, y te convierte en su subordinado. El pequeño mundo que rodea a nuestros niños debe ser sano, puro, encantador; lastimosamente no es así y nos toca vivir, a niños en un universo injusto, prepotente, con muchas desigualdades, violencia, hambre y criminalidad…
Los nietos, son a más de ser  los hijos de tus hijos, la duplicación de los mismos. Un nieto es un hijo duplicado. No es que se quiera más a los nietos, simplemente al amar con intensidad a los nietos, se vuelve a amar a los padres.
El amor al nieto hay que reconocerlo, es algo más irresponsable, pero no hay como negar que los nietos son un maravilloso juguete para sus abuelos. Los nietos rejuvenecen, renacen las esperanzas y deseos de seguir viviendo, para verlos crecer y tener la posibilidad de colaborar en su formación.
Los nietos son la alegría y motivación durante los últimos años de  vida de los abuelos.
Un nieto nunca sabrá cuán feliz hace a su abuelo con sólo abrazarlo y decirle que lo quiere… ¿Quién que sea abuelo no se convierte en un adicto de sus  nietos?

 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: