Actualizado hace: 6 minutos
Jaime Alcívar Intriago
Portoviejo y el  río Amazonas

Es juicioso redescubrir la historia, porque el conjunto de la sociedad necesita que se trasmita el conocimiento real del pasado, para que así se camine con tino, en este mundo tan competitivo y globalizado. Por esta visión, expongo este comentario.

Viernes 03 Agosto 2012 | 00:00


Compartiendo parte de la Historia que tiene Manabí y que los historiadores del centralismo dejaron olvidado, pero que ya no se puede olvidar por el acceso que tenemos, ahora, a muchos documentos cronísticos digitalizados. 
El descubrimiento del gran río de Orellana o del Amazonas es un acontecimiento con unos antecedentes interesantes y que es importante que los manabitas lo sepamos. Los hechos ocurrieron así:
Siendo gobernador de Quito el capitán Gonzalo Pizarro, recibe información de las fabulosas riquezas del “país de la canela” (Oriente). Pizarro, por ambicionar más  territorio, supuestamente, se dispuso al descubrimiento. En 1540 se traslada a Piura,  Puerto Viejo y a Guayaquil en busca de la gente necesaria para la misión. Pizarro, en su discurso de conquista, convenció más a los soldados empobrecidos que vivían en el Puerto Viejo de la época. Y así fue. Emprendió el viaje, dejándole el encargo al teniente gobernador de la época, Francisco de Orellana; “que lo siguiese con la gente dispuesta y que lo esperaba en el valle del volcán Sumaco”. Orellana, junto a 23 soldados, que en su mayoría eran de Puerto Viejo, se dirigen hacia la gran expedición.
La exploración que  había salido de Quito por marzo de 1541, con 350 soldados y 3.000 indios, comenzó a pasar las  vicisitudes del clima y debido a la gran mortandad de la tropa en la agreste selva; un día el gobernador Pizarro delegó al tuerto Orellana tomar la delantera por la búsqueda de comida, ya que para entonces se habían agotado todas las reservas alimenticias, inclusive los caballos y los 900 perros que llevaron.
Orellana, los soldados y los aborígenes que se arriesgaron eran en su mayoría los que habían salido de Puerto Viejo, grupo que al entrar a la fuerte corriente de los ríos orientales no pudo regresar. El designio predestinó a este capitán y su gente para que descubrieran el gran río Amazonas, hecho que ocurrió un 12 de Febrero de 1542.  Este acontecimiento debe enorgullecer a todos los ecuatorianos y especialmente a los manabitas, porque fue la gente que salió de nuestro territorio, aborígenes e hispanos, la que puso el hombro, la vida y la fuerza en el descubrimiento, del gran rio Amazonas.<       

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala