Actualizado hace: 58 minutos
El uno y el otro
El uno y el otro
Por: Jaime Vernaza Trujillo
javernaza@gmail.com

Martes 31 Julio 2012 | 00:00

El uno en bicicleta, el otro en mercedes Benz, el uno paupérrimo y el otro multimillonario, ambos con anhelos presidenciales, los dos con varios intentos fracasados para lograrlo, pero perseverantes. Uno ya fallecido físicamente y el otro desfallecido políticamente.

Común entre ellos, cada cual en su momento, sabiéndose absolutamente incompetente para desempeñar el cargo aspirado, se auto sugestionó de lo contrario.
Uno considerado iluso soñador y sin ser brillante, no  tonto, el otro en cambio deja saber en cada una de sus intervenciones públicas el alcance de su capacidad intelectual. Uno si aprendió a leer aunque nació en la indigencia y el  otro nació  en la opulencia. Uno de ellos se comunicaba muy bien a pesar que en léxico no era superado por el otro.
El uno fallecido, el otro entre nosotros.
El vivo prometiendo a los ecuatorianos vivienda de concreto cómoda y moderna, carro propio para todos y cada uno de ellos, trabajo de gran nivel, buena comida a buenos precios, educación igual a la que existe en los países modernos sin descuidar la seguridad social del primer mundo y protección anti delincuencial.
El que se fue nunca prometió tal paraíso, era parte del pueblo y no lo desestimó, sabía que el pueblo puede ser ignorante pero no tonto. El pueblo se mofaría de tan demagógica oferta y en su ignorancia sabría quien es realmente el tonto.
Para concluir creo que, parafraseando lo que dicen de Alfaro, el eterno “candidato de las derrotas”, ha de pensar ciertas las siguientes palabras atribuidas al finado, y seguro que con ellas se embelesa.: “En Ecuador se nace votando por el patrón y se muere votando por el patrón”.
Esa sería su esperanza y, como diría Daniel Santos, esperanza inútil.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: