Actualizado hace: 2 horas
EDITORIAL
Delicada petición de asilo

Que el ya famoso director de WikiLeaks, Julian Assange haya decidido refugiarse en nuestra embajada en Londres para evitar su probable extradición a Suecia, donde enfrentaría acusaciones de delitos sexuales, no fue tan sorpresivo.

Lunes 30 Julio 2012 | 00:00

Recordemos que al inicio de su meteórica fama un encumbrado funcionario de nuestra Cancillería - que ya no está en el cargo- le ofreció residencia en esta patria, obligando que el presidente de la República atribuya este hecho al criterio personal de quien emitió la oferta.

Empero, se advirtió que Assange gozaba de simpatías en altos círculos del gobierno ecuatoriano, lo que se corroboró porque desde su improvisada sede británica entrevistó al primer mandatario ecuatoriano para la audiencia rusa, entrevista que luego se difundió al mundo.
La controvertida posición de este personaje, con la maraña legal y diplomática que se deriva de su actual estado de cosas, pone a nuestro país en una muy delicada situación, que se demuestra con la demora en resolverla por nuestro presidente con sus asesores. 
Esperamos que prime la inteligencia y la prudencia en lo que decida el gobierno nacional, sin apartarse de los cánones legales, deje a nuestra patria sin mellas ante la opinión pública mundial y sin perjuicios para nuestra sociedad.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala