Actualizado hace: 2 horas 25 minutos
PORTOVIEJO
Rambito trabaja vendiendo lotería para "mantener a los ladrones"

José Ramón Tejena, de 42 años de edad, dice que trabaja para mantener a los ladrones. Este vendedor de lotería, conocido como "Rambito", ha sido asaltado en cuatro ocasiones y pese a haber sido disparado se ha salvado de morir.

Lunes 30 Julio 2012 | 00:00

"Rambito" es oriundo de la parroquia Picoazá de Portoviejo y se dedica a vender lotería en Manta. Dice que le iría muy bien si los ladrones no se llevaran su dinero cada dos o tres años, que es el tiempo que ha transcurrido entre cada asalto. "Es como si supieran que justo ese día cargo dinero", manifestó Tejena, quién es el encargado de mantener su hogar.
 
ASALTOS. Tejena contó que la primera vez que fue asaltado fue en el año 2006, cerca al sitio conocido como La Sequita. Regresaba de Manta hacia Picoazá en una camioneta Ford 350, vehículo que era fletado por una decena de comerciantes como él. Relató que en esa ocasión fueron sorprendidos por tres sujetos en moto que los obligaron a parar y con armas los hicieron entregar sus pertenencias. Unos corrieron con mejor suerte que otros, pues el chofer del vehículo fue disparado y la bala pasó frente a "Rambito" que iba en la cabina, y él, sin embargo, quedó ileso. En esa circunstancia perdió cerca de mil dólares de la venta y del dinero que la lotería les otorga para canjear guachitos. También hubo personas que alcanzaron a esconder sus pertenencias y no perdieron nada.
El siguiente robo que sufrió Ramón Tejena fue en el año 2007 y ocurrió en situaciones similares: cerca al sitio La Sequita y en el mismo carro de transporte de comerciantes. También perdió una cantidad parecida de dinero, que al igual que la primera vez debió pagar a quien la debía integramente.
El tercer robo que sufrió "Rambito" fue en el 2010. Regresaba en un carro de transporte y el vehículo también fue asaltado cerca al sitio La Sequita. Perdió cerca de 800 dólares.
 
EL PEOR ROBO. "Rambito" asegura que sin duda el peor robo que ha sufrido ocurrió el pasado sábado. Regresaba junto a su esposa, Ángela Laz, de trabajar en Manta cuando fue interceptado por dos hombres a bordo de una motocicleta. Esta vez "Rambito" también iba en moto, pues hace pocos meses adquirió una pensando que así se libraría de la delincuencia. También en el sitio La Sequita, le arrebataron el bolso con el dinero de su negocio. Luego le dispararon por la espalda. Él piensa que lo hicieron quizá para no ser perseguidos, pues nunca tocaron su moto. Esta vez "Rambito" perdió tres mil dólares que no sabe cómo pagará pues aún está cancelando letras de la motocicleta.
 
INDIGNACIÓN. "Rambito" y su cónyugue llegaron al hospital Verdi Cevallos Balda para recibir atención médica. Allí, los médicos le dijeron que el balazo no había comprometido ningún órgano y que sólo le había afectado el tejido. Él cree que fue porque le dispararon de cerca. Este comerciante dice sentirse indignado por la inseguridad que existe en ese sector de su parroquia, porque el está "trabajando únicamente para mantener a los ladrones". Se nota su tristeza e impotencia cuando habla, pues el día de su último asalto, él volvía temprano para asistir al bautizo de su nieta.<
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala