Actualizado hace: 7 horas 6 minutos
¿Oficialistas?
¿Oficialistas?
Por: Childerico Cevallos
chcevallos@eldiario.ec

Domingo 29 Julio 2012 | 00:00

Cerca del mediodía del martes 24 de julio, en el clausurado aeropuerto Reales Tamarindos el ministro del Interior, José Serrano, realizaba la réplica de entrega del helicóptero, que haciendo base en Portoviejo sirviera para Manabí, justificando así la construcción del hangar que edificara el Consejo Provincial.

 

Y como una alfombra amarilla resaltaban los taxis de la localidad dando color al denigrado campo de aviación, alfombra que desapareció tan rápidamente como lo hiciera la comitiva del ministro Serrano, que a los acordes de las estridentes sirenas saliera como en fuga hacia las afueras de la ciudad, ignorando el tan promocionado límite de velocidad.
Y califico de réplica lo del ministro porque horas antes había hecho en Manta la misma entrega: el mismo helicóptero, al mismo oficial y con el mismo discurso. Difería la asistencia de nuevos personajes. (Claro, sinque esto reste, en absoluto, valor a la plausible entrega ni a sus nobles objetivos). 
Sin embargo, ¡con cuánto placer hubiera apreciado la ciudadanía provincial a esos taxis alfombrando de amarillo compacto las desaliñadas calles de la ciudad, durante la marcha por la paz y la seguridad que pocas horas después protagonizaran los manabitas, recorriendo el centro de Portoviejo!
Y aquí vale resaltar que la expresión de civismo de los miles de asistentes desvirtuó por completo la falacia emitida por un directivo del taxismo, que dijo no participarían como gremio por temor a daños en sus unidades por la politización de la marcha.
Se ha estigmatizado la política y satanizado al político. Y que éste trata de aprovecharse de cualquier situación para su beneficio no está alejado a la realidad. Mas, ¿debe por ello el político ser aislado como ciudadano?
Si nos basáramos en esa apreciación, ¿debemos calificar de política-oficialista la marcha de Manta, porque contó con la presencia del ministro del Interior, de la señora gobernadora de Manabí y decenas de funcionarios públicos, municipales y políticos afiliados y afines al presente régimen?
¿Es apropiado, entonces, decir que los transportistas en general, especialmente los taxistas de Portoviejo, son oficialistas por sí haber asistido a esta marcha donde también hubo políticos?
¡Ilógico!!
La marcha del puerto al igual que la de Portoviejo y la de Bahía de Caráquez fueron verdaderas explosiones silentes de insatisfacción popular por la inseguridad creciente, demandado del Estado y del gobierno - que es su administrador - el cumplimiento efectivo de sus deberes.
Eso es todo.
Es que “para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado”. <
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: