Actualizado hace: 6 horas 5 minutos
Convivencia
Hoy convención provincial en portoviejo

"Las inyecciones duelen, pero para continuar viviendo debo aplicarme insulina", así expresó Michelle Delgado Bazurto, parte de su rutina para sobrellevar la diabetes que padece hace cinco años.

Sábado 28 Julio 2012 | 00:00

"A los diez años me diagnosticaron diabetes, y no sabía qué era esa enfermedad. En Fuvida he aprendido a cuidarme", señaló Michelle, quien participa desde el miércoles del campamento nacional para niños y jóvenes de entre 4 y 21 años de edad, que padecen diabetes tipo I, que se realiza en el Fuerte Militar Manabí, en Portoviejo.
 
Apoyo. La actividad es promovida por la fundación "Aprendiendo a vivir con diabetes", Fuvida, organización con sede en Guayaquil, que ayuda con medicina, control médico, y educación a pacientes insulinodependientes, indicó Aracely Bazurto, médico-educadora en diabetes, y presidenta de Fuvida.
"Trabajamos con los niños y su familia para darles apoyo, que sepan que no son los únicos con esta condición, que la diabetes es de ellos, no de sus padres, y que con tratamiento su vida puede ser normal", dijo Bazurto.
En este campamento de cinco días hay 60 niños y 30 miembros del staff médico internacional que dan apoyo, recalcó la presidenta.  "Hay médicos, nutricionistas y pacientes extranjeros que comparten sus experiencias de vida con la enfermedad, dando charlas para aprender a vivir con ella", dijo Bazurto.
 experiencia. Kattya Shannon, fue diagnosticada con diabetes a los 16 años, ahora tiene 21, y vino desde Montreal, Canadá, para contar su experiencia de vida con diabetes a los chicos que están en el campamento.
Ayer, entre juegos y otras actividades de recreación comentó que es agradable participar con los niños. "Son muy alegres y divertidos, sobretodo porque tener diabetes no significa que "el mundo se acaba, solo hay que ser más cuidadosos, para continuar la vida de manera normal", comentó.
El australiano Neil Donelan, de "Insulin for life", quien promueve a Fuvida, señaló que hay muchas personas que colaboran con la agrupación que apoya a menores de escasos recursos económicos a recibir tratamiento cada mes. Sus padres deben contactarse al teléfono 2211819 en Guayaquil. 
"En Portoviejo si hay casos de diabetes infantil", informó Brucker García Loor, jefe del área de Salud 1. De acuerdo a la estadística hay dos pacientes de entre 5 y 10 años, y un total de 90 adolescentes que reciben atención.<
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala