Jueves 17 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 21 minutos
Douglas Vaca

+ ARTICULOS

Douglas Vaca Vera

Los hijos que regresan

POR Douglas Vaca

Viernes 27 Julio 2012 | 00:00

Tres de mis hijos regresan a visitar la tierra de su nacimiento: el Manabí eterno e inmortal. Vienen del gran país del norte: los Estados Unidos de América. Los recibimos con gran emoción y mucha alegría.


Bienvenidos los hermanos Vaca – Guillem. Irina con su esposo Pepe Bucaram, sus hijos: Michelle y Kenneth. Gorky Vaca y su esposa Cindy, sus hijas Yuliana y Rafaela, ya estuvieron acá hace 15 días. También Douglas Vaca Jr., y sus hijas: Ana Paula y Abigaíl. Visitarán las tumbas de su madre, la recordada Diosa Guillem. Y sus abuelitos: Colón y Doña Julia.
¡Oh, la vida… siempre tan cerca de la muerte! Por eso: Bienvenidos, hijos del alma y el amor. Aquí están también sus hermanos: Colón y su esposa María José, con sus hijos: Ivanita y Emanuel. Está Douglas Espartaco, su esposa Gabriela y el pequeño Espartaco. Mi esposa Bessy Macías y a toda, toda la parentela, por todas las vertientes.
Verán un nuevo Manabí, sobre todo por sus modernas carreteras. El gran puente que une Bahía con San Vicente, y mucho más.
Teóricamente, estamos construyendo un nuevo sistema político. El Presidente de la República, Eco. Rafael Correa manifiesta que “estamos edificando el Socialismo del siglo XXI”. Estando por acá, podrán comprobar todo lo bueno y también todo lo negativo, que eso significa.
En todo caso, son puntos de vista subjetivos, que tenemos que respetar, si somos demócratas y tolerantes. Porque no existe un sistema político perfecto, en ninguna parte del mundo. Todo depende “del cristal con que se mira”. Para muchos, el socialismo es el mejor sistema político. Para otros, no hay nada mejor que el capitalismo. En esa contradicción dialéctica, avanza la humanidad. Lo importante es no perder nuestro derecho a ser libres y felices. Y ustedes saben, como piensa su padre.
Nunca los obligué a seguir o imponerles alguna opción política.
Cada ser humano tiene derecho a elegir la libertad y ser lo que decida ser. Por eso respeté siempre sus decisiones. El derecho de cada quien, a ser feliz, a su manera. Cada quien es responsable de sus actos, procediendo siempre con ética, corrección y responsabilidad.
Así nos educaron nuestros padres. Así los eduque a ustedes.
Si Dios existe, el protegerá nuestro pasos. Si es una entelequia, también ayudará a ser mejores.
Los felicito por los nietos y nietas. Ellos son nuestros herederos, en lo físico y lo espiritual. Lo grandioso es que somos manabitas.
Para nosotros, la tierra más hermosa del planeta. Y Ustedes y nosotros, somos manabitas hasta la eternidad. Lo demás, sale sobrando.
Recordar una frase que debe acompañarnos hasta la muerte: “Amé, fui amado. El sol iluminó mi faz. Vida nada me debes. Vida estamos en paz” ¡Bienvenidos a Manabí…hijos queridos!<

OTROS COLUMNISTAS