Jueves 21 Agosto 2014 | ACTUALIZADO HACE: 2 horas 52 minutos
Londres celebra la llegada de la antorcha olímpica
Juegos Olímpicos

Londres celebra la llegada de la antorcha olímpica

Jueves 26 Julio 2012 | 14:05

En las calles de Londres se respiraba hoy un ambiente festivo ante la llegada al centro de la ciudad de la antorcha olímpica, que fue recibida por miles de personas en la víspera de la inauguración de los Juegos.

Tras recorrer cerca de 13.000 kilómetros a lo largo del Reino Unido en los últimos 69 días, la llama procedente de Olimpia, donde se disputaban los Juegos en la antigüedad, fue la protagonista de una multitudinaria celebración a lo largo de los puntos más reconocibles de la capital británica.
Muchos londinenses salieron de sus casas y sus oficinas para ver pasar la antorcha, y se unieron a la multitud de turistas que esperaba a la llama en puntos como la plaza de Trafalgar, el puente del Milenio y la comercial Regent Street.
También asistieron a uno de los relevos de la antorcha los príncipes Guillermo y Catalina, que esperaban la llegada del fuego olímpico a las puertas del Palacio de Buckingham, vestidos con el uniforme de calle del equipo olímpico británico y acompañados por el príncipe Enrique.
Antes, la antorcha se había detenido ante la residencia oficial del primer ministro británico, en el número 10 de Downing Street, donde el "premier" David Cameron y su esposa, Samantha, fueron testigos de uno de los relevos del día.
Los espectadores que se apostaban en las calles de Westminster, en el centro de la ciudad más turística del planeta, con 14 millones de visitantes al año, vieron además cómo el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, recorría cerca de 300 metros con el fuego olímpico en sus manos.
Como en las jornadas anteriores del recorrido de la llama, la seguridad fue una de las principales preocupaciones de los organizadores, que tratan de evitar cualquier incidente al tiempo que procuran mantener un dispositivo poco llamativo.
Seis guardias vestidos con ropa deportiva rodeaban en todo momento a los relevistas, que se veían inmersos en una marea humana en diversos tramos del recorrido.
Cuando el portador de la antorcha paraba para entregar el fuego al siguiente corredor, los espectadores se abalanzaban sobre ellos para inmortalizar el momento con sus teléfonos móviles y cámaras de vídeo.
Con la llegada de la antorcha al centro de Londres dieron comienzo los tres días que los responsables de la seguridad y el transporte de los Juegos han considerado cruciales para poner a prueba el dispositivo que el Gobierno británico diseña desde hace siete años, cuando Londres fue nombrada ciudad olímpica.
El recorrido de la llama por los puntos más turísticos de la capital, la ceremonia de inauguración en el Estadio Olímpico mañana por la noche y el inicio de la mayoría de las competiciones el próximo sábado, suponen algunas de las mayores pruebas de fuego para Londres 2012.
El Ejecutivo de Cameron ha preparado un dispositivo de seguridad que involucra a 42.000 personas, entre ellas más de 18.000 soldados, y que tiene un coste superior a los 1.200 millones de euros.
A pesar del ingente plan de seguridad, los responsables policiales de la capital han insistido en las últimas semanas en que tratarán que la vigilancia tanto en las calles como en el transporte público sea "invisible" para los londinenses y los turistas.
Londres ya vivió un evento multitudinario hace pocas semanas con el Jubileo de Diamante de Isabel II, la celebración de los 60 años en el trono de la soberana, que reunió en el centro de la ciudad a más de un millón de personas y que se desarrolló sin incidentes destacables en cuanto a transporte y seguridad.
Para concluir la penúltima jornada del recorrido de la antorcha, miles de personas se reunieron en el céntrico Hyde Park, en una celebración con diversas actuaciones musicales de bandas británicas.
Mañana viernes, la llama recorrerá un tramo del río Támesis antes de dirigirse, por al noche, al Estadio Olímpico, donde jugará un rol protagonista en la ceremonia de inauguración que ha diseñado el cineasta británico Daniel Boyle.