Jueves 24 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 53 minutos
Masiva marcha exige seguridad para Manabí
Portoviejo

Masiva marcha exige seguridad para Manabí

Miércoles 25 Julio 2012 | 00:00

Las calles de Portoviejo se repletaron de miles de personas que marcharon, la tarde de este martes, en busca de que les garanticen seguridad en su convivencia.

Fue en la marcha convocada por la Cámara de Comercio que preside Alba González, y que empezó a las 15h00 desde la plaza Eloy Alfaro.
Esta empezó justo cuando arribaba una marcha que la familia, amigos y allegados de Julio Andrés Sabando, secuestrado, habían empezado alrededor de las 14h30 desde la calle 26 de Septiembre y Medardo Cevallos. Ellos solicitaron su libertad y enviaron un mensaje de rechazo a la inseguridad y los delitos.
Así, junto a González marcharon, entre otros, el alcalde Humberto Guillem, el arzobispo Lorenzo Voltolini; las concejales Verónica Mendoza y Ana Pilay; la Junta Cívica del Pueblo y de Andrés de Vera, obreros y empleados de diversas entidades públicas y privadas; estudiantes escolares, secundarios y universitarios; maestros y comerciantes minoristas.
La caminata transcurrió por la calle Morales y luego por la Pedro Gual, donde a las 15h20 había ganado volumen cuando iba por el Centro Comercial Municipal. También pasó por la Francisco Pacheco y encontró en la Sucre su destino final en la intersección con la Olmedo, donde se montó una tarima y los animadores ponderaban la presencia de entre 10 mil a 15 mil personas. Eran las 16h00.
En sí, la gente se congregó en unas 6 cuadras para escuchar las intervenciones, aunque en la marcha la masa llegó a copar unas 8 cuadras.
Ahí habló Inán Intriago, dirigente de la ciudadela Bellavista, quien ponderó el accionar de la brigada barrial del sector. Por eso instó a la unidad de todos.
También habló el comerciante Arturo Celi, pidiendo seguridad. 
Alba González resaltó que se buscó la unidad de los portovejenses y manabitas, porque era el momento de alzar la voz y hacerle frente a la delincuencia de manera conjunta, entre ciudadanos, Policía y Gobierno, pues se trata de un problema difícil de resolver.
Luego, y antes de rezar el Padre Nuestro, monseñor Voltolini bendijo a los presentes, a la provincia y el país, en especial a las familias de las víctimas. 
<iframe width="420" height="315" src="http://www.youtube.com/embed/KnhsyXOkv0I" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>
 Historias. Pero durante la marcha hubo personas que la vivieron con intensidad, ya que han sido tocadas por el hampa y han perdido seres queridos en manos de la delincuencia. Indicaron que su justificación de estar en la caminata la transmiten desde sus sentimientos.
Maryuri Bayas con lágrimas en sus ojos portaba la foto de su sobrino Diego Vinicio Cedeño Bayas, que fue apuñalado, disparado y quemado el 6 de julio pasado, dejando huérfanos a dos menores, de 3 y 10 años de edad. Ella, junto a su hermana Mirella y su vecina Maritza Cordero pedían que se haga justicia y se destierre la delincuencia, para vivir tranquilos en Portoviejo. En su caso, se siente temerosas de represalias en su contra.

Lázaro Arteaga portaba un cartel con la foto de su hermano, Filiberto Arteaga, que fue asesinado el 20 de diciembre del 2010. Pidió justicia y que se garantice la seguridad a todos, en especial a parientes de víctimas que siguen siendo amenazados. Mientras, a la tarima subió la pequeña hija de Santiago Ponce (asesinado), quien enviará una carta al ministro José Serrano, para que haya paz en estas tierras.

Lea también: El helicóptero fue entregado dos veces