Actualizado hace: 1 hora 15 minutos
MUJER Y FAMILIA
MUJER Y FAMILIA
Por: Manuel Andrade Palma
andradestatus @hotmail.com

Miércoles 25 Julio 2012 | 00:00

Los caminos de mi pueblo son tortuosos, pero no lejanos de nuestra cotidianidad; es por eso, que aquí todos nos conocemos y nos permitimos valorar y participarnos de quienes en indescriptible silencio gestan la epopeya de proteger a los “humillados y ofendidos” con denuedo, conocimiento y entereza. Fue una grata circunstancia volver a encontrar a mi discípula universitaria, la abogada Sonys Zambrano Carreño, ostentando el puesto de Comisaria de la Mujer y la Familia. Conociendo de sus méritos y virtudes, como estudiante de las Universidades Laica y Andina Simón Bolívar; como Directora por 4 años del Centro Jurídico Municipal de Portoviejo, su fecunda y desinteresada gestión en pro de los ancianos, discapacitados y sectores desprotegidos de nuestra sociedad, le brindan el aval por méritos cognoscitivos propios, optar por la Comisaria, desde el año 2011, cargo que desempeña actualmente; no solo ejerciéndolo con docto criterio y asesoría legal, sino con la implementación de terapias psicológicas, espirituales, a elección del usuario involucrado.

No queda allí, la gestión silente y generosa de esta dama comprometida con sus congéneres; contados son los días en que firmó con la Fundación Hogar de Cristo, un convenio de otorgamiento de viviendas para la mujer e hijos que estaban sujetos a violencia familiar o despojadas de la misma; accionar que va más allá de sus funciones específicas, pero ratifican estas letras, que no son dadivas generosas, ni lisonjas fructificadoras de ego.
Me he hecho eco, de esta virtuosidad humana, con motivo del día internacional de la mujer en días pasados, en donde el Frente Femenino, CENTI, le otorgó un homenaje de reconocimiento especial, por todos los atributos y acciones que profesa esta profesional, ejemplo dignificante de la mujer manabita, representada en ella en los diversos foros en que participa como defensora de la igual de género, como catedrática universitaria, como asesora de la Fundación de Reinas de la Tercera Edad y tantos otros menesteres a los cuales destina su preciada existencia. Recalco, no son flores las que escribo; son un estricto reconocimiento de lo que un ser humano excelso y bondadoso, puede ofrecer como vendimia espiritual a todos los que necesitan de su elixir magnánimo. 
Es execrable, por decir lo mínimo, la falta de un reconocimiento bien logrado, opacado por los afiebrados devaneos de la intolerancia moderna, donde no se registra a tantos seres anónimos, humanamente hermosos; sino a sátrapas y veleidosos políticos que figuran egocéntricamente en la función pública o en medios de comunicación, su impúdica vanidad. He dicho…<

 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: