Actualizado hace: 2 horas 30 minutos
Soñadas aspiraciones
Soñadas aspiraciones
Por: Edison Cevallos
abogadocevallos@yahoo.com

Domingo 22 Julio 2012 | 00:00

Urge que el Gobierno Municipal Autónomo del cantón Portoviejo realmente asuma el papel protagónico que le corresponde como ente rector de la ciudad y asuma las competencias que la ley otorga, en este caso, el Tránsito en el cantón. Es una verdad incuestionable que el exceso de automotores en el país ha caotizado el tránsito en las principales poblaciones; y de esto no se salva Portoviejo.

Y si a esto le agregamos que en Portoviejo, por lo menos en el casco comercial y zona urbana, muy poco se ha trabajado - peor ejecutado - en proyectos de desahogo vehicular, vías de descongestionamiento al tránsito, sumado a la inercia e irresponsabilidad de las autoridades de turno competentes en la materia, para por lo menos, ordenar o disminuir este mal endémico, el circular en el centro es un verdadero infierno
Cooperativas de Transporte Interprovincial con prórrogas permanentes para continuar con oficinas en el centro de la ciudad, contribuyendo al desorden; la falta de restricción a vehículos de carga o transporte pesado para circular por las calles principales de la urbe a toda hora y haciendo ostentación de su poderío; el circular de vendedores de frutas, legumbres, carretas transportando mobiliario, etc., es pan de cada día y a toda hora y no hay organismo que frene este verdadero desafío.
La ausencia permanente de las autoridades de tránsito en el control vehicular de manera preventiva; y el abandono, como deliberado, en hacer presencia en los sitios de congestionamiento del transporte urbano de los agentes de policía, crean un escenario de intolerable abuso de estos transportistas que hacen gala de su inmunidad para contribuir al desorden y al caos vehicular.
Y otro factor realmente incidente en este desorden es, sin lugar a dudas, la falta de control sancionador de las autoridades Judiciales de Tránsito; los Juzgados de esta materia, salvo honrosas excepciones en su timonel, se convirtieron en una especie de remate al martillo de contravenciones a vista y paciencia de sus superiores. Recién este organismo llamado Consejo de la Judicatura está configurando correcciones a estas publicitadas anomalías.
Y finalmente podemos enumerar, como otro factor adverso, es que los contratistas a cargo de obras de mejoramiento en la ciudad, de cualquier naturaleza, deben quitarse de la mente que la coima que supuestamente dieron para conseguir la obra, no les da patente de corso para interrumpir la vía, dejar la obra inconclusa por tiempo indefinido y finalmente abandonarlas a la bendita sea.

Eliminar estos escollos serían los retos del Gobierno Autónomo Municipal, al necesariamente tener que asumir la competencia en el Tránsito de la ciudad.< 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: