Actualizado hace: 10 horas 1 minuto
México
Lanzan plan ciudadano para invalidar comicios
El líder de la izquierda mexicana, Manuel López Obrador, convocó una movilización ciudadana para invalidar las últimas elecciones.

El excandidato a la Presidencia de México Andrés Manuel López Obrador presentó hoy un plan de defensa de la democracia que busca recabar, con ayuda de la ciudadanía, más pruebas para invalidar las elecciones y que no se instale en su país "una República en subasta (...) donde el dinero lo resuelva todo".

Viernes 20 Julio 2012 | 14:05

"No aceptamos vivir en un país caracterizado por la corrupción. Por eso es este movimiento", dijo el líder izquierdista al presentar hoy el Plan Nacional de Defensa de la Defensa de la Democracia y de la Dignidad de México.
El plan comenzará con la difusión de mensajes en tiempos de radio y televisión asignados a los partidos sobre las irregularidades en la votación que viene denunciando desde que se cerraron las urnas el pasado 1 de julio.
Luego seguirá la instalación de mesas informativas el día 29 próximo y el 5 de agosto, en plazas públicas del país, para informar de "la forma en que el PRI compró cinco millones de votos".
Allí se recogerán pruebas del supuesto fraude para organizarlas y hacérselas llegar al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), máximo órgano jurisdiccional en materia electoral del país.
Este órgano tiene hasta el 31 de agosto para declarar válidos o no los pasados comicios presidenciales, en los que el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, fue votado por 19,2 millones de mexicanos y López Obrador por casi 15,9 millones.
La izquierda intentará conseguir "documentos, fotografías, vídeos, tarjetas bancarias" prepagadas supuestamente "utilizadas por el PRI para comprar y coaccionar votos antes y durante la jornada electoral".
Además pretende concienciar a los ciudadanos de que "si se permite la imposición de Peña Nieto mediante la compra de la Presidencia, el destino de México será de corrupción, dolor y frustración".
López Obrador explicó que "muchos priistas están horrorizados con lo que sucedió" en los comicios y han hecho llegar a la izquierda "testimonios" y "tarjetas para demostrar que se usó dinero a raudales y, sobre todo, que Peña Nieto se benefició de dinero de procedencia ilícita".
Uno de los elementos centrales del plan es que siempre se actuará "por la vía pacífica", dijo López Obrador.
El líder izquierdista, que en la rueda de prensa estuvo acompañado por líderes de la alianza de tres partidos que lo presentó como candidato presidencial, considera que el PRI está "muy nervioso" con la petición de invalidez que han presentado los tres partidos izquierdistas el Movimiento Progresista.
"Tengo información de que se están reuniendo cada media hora, están consumiendo litros, cientos de litros de café porque se les pilló. Los agarramos. Pensaban que iba a ser fácil comprar la elección presidencial", apuntó.
A diferencia de lo que ocurrió tras la elección presidencial de 2006, cuyo resultado tampoco aceptó Obrador, esta vez no hay previstos bloqueos ni toma de calles o espacios públicos con este plan, que se mantendrá hasta que el Tribunal Electoral concluya el proceso electoral en septiembre.
"Son circunstancias distintas. Hemos decidido agotar toda la vía legal, todo lo que establece la Constitución, las leyes en la materia, y estamos actuando de esta manera", agregó.
El político izquierdista criticó al Instituto Federal Electoral (IFE), árbitro de los comicios, que "está haciendo la vista gorda" ante las violaciones "gravísimas" que se cometieron.
"No es cualquier cosa, es lavado de dinero: Peña Nieto se benefició con dinero de procedencia ilícita. Eso lo tenemos probado y lo que queremos es que la autoridad haga lo que le corresponde", afirmó.
Por otra parte, tras conocerse el plan, el PRI emitió un comunicado crítico con la iniciativa de la izquierda y aseguró que el objetivo de López Obrador es "presionar a las autoridades electorales para condicionar el ejercicio de su función constitucional".
"La apuesta del candidato perdedor López Obrador es mantener un conflicto artificial que le permita prolongar su agonizante carrera política", añade el PRI, que considera que la "reedición del conflicto poselectoral" pretende además "descalificar y presionar a los medios de comunicación y comunicadores que no se someten a sus muy personales criterios informativos".
"El candidato perdedor López Obrador ha concentrado sus esfuerzos en descalificar todo el proceso electoral con mentiras y sin presentar pruebas de sus dichos", concluye el PRI. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala