Sábado 20 Diciembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 2 horas 9 minutos
MANTA

Las víctimas del crimen se cansaron del silencio

Miércoles 18 Julio 2012 | 00:00

La situación no está para reir sino para llorar en Manta.



Lo dice el payaso "Calcetín", quien asegura que como todo ciudadano está preocupado por la inseguridad y por eso salió a marchar.
Cerca de él estaba, Lourdes Cevallos. quien una mañana mientras limpiaba el portal de su casa recibió una noticia que fue la razón por la que ayer asistió a la marcha. Su hijo Carlos Cedeño había sido asesinado y, cuando llegó a comprobar el hecho sólo encontró un charco de sangre encima del cuerpo de su “muchacho”.
Gabriela Lucas en su silla de ruedas también participó del recorrido.
“Calcetín”   dice que no sabe si mañana seguirá  sonriendo. Es que en los últimos meses ha escuchado de tantas muertes, que hay días en que piensa en la opción de no pintarse una sonrisa en el rostro.
A “Pistola”  el triunfo de su querido Delfín no ha logrado apartarlo de la realidad que lo rodea. Él, quien  dice ser el mejor hincha de este equipo, ayer quedó afónico pidiendo paz para  su ciudad y no gritando un gol como normalmente lo hace.  

 apoyo. La Marcha por la vida y la paz inició en el Sindicato de Choferes, y ocupó al menos ocho cuadras de la calle 13. El evento organizado, luego de la muerte del dirigente Lenín Chiriboga empezó a las 15h10. Su crimen fue el detonante para que los mantenses se volcaran a las calles a exigir justicia.
Willian Quiroz llegó a reclamar por la muerte de su padre, mientras a Liseth Mero aún le duele el asesinato de su hermano. Ella recuerda que fue el 25 de marzo, cuando se lo  mataron. “Éramos dos, y ahora estoy sola por culpa de estos sicarios que me quitaron a mi ñaño”, expresó.
Más de una docena de familiares de asesinados salieron con pancartas a reclamar justicia. Aseguran que en Manta esa justicia no está ciega, se hace por culpa de policías, fiscales y jueces.
Al caricaturista Ramón Cevallos se le ocurrió a última hora hacer un dibujo de su amigo Lenín Chriboga. Tardó un par de horas en plasmar su rostro en una cartulina de 70 centímetros por 100. Así es que llevó el cuadro a la marcha para que “la gente vea lo grande que era su pana”.
La multitud llegó a la Plaza Cívica gritando “No más sangre”, “Jueces a la cárcel” y “Queremos paz”.
El lugar quedó pequeño para las cerca de 10 mil personas que pidieron justicia. Algo que en los últimos años parece convertirse en una lotería, ya que según Irma Salvatierra no saben cuándo llegará.
La Plaza Cívica fue tomada por discursos y promesas. Al final cuatro palomas blancas fueron lanzadas por un grupo de autoridades en señal de paz, justamente por lo que ayer reclamaron los mantenses. 

 la ventas. Los comerciantes aprovecharon la marcha para vender sus productos. La tarde fue para los vendedores de botellas con agua, helados, sombreros y sombrillas.
Jorge Salvatierra, vendedor de helados llegó ayer desde Portoviejo para ofrecer sus productos en la marcha.
Preparó 150 helados y aspiraba terminarlos todos antes de las 17h00, que tenía que regresar a su ciudad.
Delegaciones de Jaramijó, Montecristi, Santa Ana, Portoviejo y Jipijapa participaron de la marcha. Todos reclamaban lo mismo: No más sangre.

9 taxistas
muertos
y ningún
detenido

En Manta desde enero del 2011 hasta lo que va de este año se han dado nueve asesinatos en contra de taxistas.
Ayer en la marcha toda las cooperativas apoyaron la protesta y cerraron las vías del centro de la ciudad durante tres horas, especialmente la avenida Malecón.
Cristobal Bailón, presidente de la Federación de Taxistas de Manta, dijo que ninguno de los nueve casos ha sido resuelto.
Tampoco hay detenidos por estos asesinatos.
Los taxistas exigen que la Fiscalía y Policía investigue los hechos.
Pompilio Álava, presidente de la cooperativa Pedro Atanacio Balda, indicó que han tenido que incorporar sistemas de rastreo en todas las unidades para estar un poco más seguro.
Cada mes se roban al menos cinco taxis en Manta.
La mayoría de los dueños de carros son obligados, por los delincuentes a pagar hasta 2 mil dólares para devolverles el vehículo. <