Jueves 24 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 6 horas 28 minutos
México

Izquierda mexicana pedirá hoy invalidar las últimas elecciones

Jueves 12 Julio 2012 | 11:02

La izquierda mexicana presentará esta noche ante las autoridades electorales un recurso para invalidar los últimos comicios, al considerar que se han violado principios constitucionales que establecen la equidad de la votación.

 El recurso será presentado ante el Instituto Federal Electoral (IFE) por representantes de la coalición izquierdista Movimiento Progresista, integrada por tres partidos que en los comicios del 1 de julio tuvo a Andrés Manuel López Obrador como candidato presidencial.

Aunque en un principio la izquierda mexicana estudiaba la posibilidad de pedir la anulación de las elecciones o la invalidez de los comicios con distintos fundamentos jurídicos, se ha inclinado por esta última opción.
"Se violaron los principios de certeza, de imparcialidad, de equidad, de objetividad y de profesionalismo", afirmó el jefe de la campaña de López Obrador, Ricardo Monreal, en declaraciones radiales difundidas hoy.
El IFE dio como ganador de las elecciones al aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, con el 38,21 % de los votos, y ubicó en segundo lugar a López Obrador, con el 31,59 % por ciento de los sufragios.
La izquierda sostiene que el equipo del PRI rebasó los topes oficiales en los gastos de campaña y hubo una supuesta compra de unos cinco millones de votos por medio de distintos sistemas de pago para garantizar la lealtad política de los electores.
"Lo que estamos alegando es que se violó la Constitución", insistió Monreal.
La nulidad de la votación, una de las opciones que manejaba la izquierda, tendría que haberse hecho si se demostraba que hubo "irregularidades graves" en el 25 por ciento o más de las mesas de votación instaladas el 1 de julio, según el código electoral.
Pero, de acuerdo con Monreal, esa opción parece descartada, y la izquierda se enfocará en impugnar los comicios mediante una solicitud para invalidarlos amparándose en los principios generales establecidos en la Constitución.
La izquierda busca demostrar que Peña Nieto se benefició en los medios de comunicación por la difusión de encuestas que le daban como favorito, lo que, según la coalición que respaldó a López Obrador, implicó una inducción del voto en favor de Peña Nieto.
"Presentaremos una demostración científica de cómo las encuestas fueron utilizadas como un método de propagada, de manipulación, de inducción del voto", afirmó Monreal.
Según el jefe de la campaña de López Obrador, la coalición izquierdista también buscará demostrar que la campaña de Peña Nieto gastó trece veces más de los topes oficiales establecidos para los candidatos hasta un total de 4.600 millones de pesos (340 millones de dólares)
Monreal dijo que si los magistrados del máximo tribunal electoral no atienden a estas demandas serán "cómplices del atraco más grande" que ha habido en la historia electoral de México, marcada por numerosas irregularidades.
Para las 18.00 hora local (23.00 GMT) está programada una rueda de prensa en un hotel de esta capital donde López Obrador dará detalles de la solicitud que presentarán sus representantes ante el IFE.
A partir de ese paso el IFE tendrá que montar un expediente sobre la petición de la izquierda y lo hará llegar el martes próximo al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que debe pronunciarse al respecto.
El único plazo para este paso es el 6 de septiembre próximo, fecha límite para que el TEPJF haya revisado el recurso de impugnación y se pronuncie para declarar a Peña Nieto como presidente electo o convocar nuevos comicios si prospera la petición de la izquierda.
Paralelamente el IFE sigue acumulando pruebas sobre algunas de las denuncias presentadas por la izquierda y por el gobernante Partido Acción Nacional (PAN), que quedó en tercer lugar en los comicios, vinculadas con gastos irregularidades de campaña o la compra de votos.
López Obrador tampoco reconoció los resultados de los comicios presidenciales del 2006, en los que perdió por 0,56 puntos porcentuales frente a Felipe Calderón, y llegó a proclamarse "presidente legítimo" después de varios meses de recursos judiciales y movilizaciones populares.