Martes 21 Octubre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 15 minutos
DESTACADAS
Boris L. Zambrano Cabrera

ACCIONES URGENTES FRENTE A EL NIÑO

POR

Jueves 05 Julio 2012 | 00:00

La Administración Atmosférica y Oceánica de los Estados Unidos de América, NOAA por sus siglas en inglés, acaba de lanzar una advertencia sobre la posibilidad de la llegada del fenómeno El Niño que se intensificaría en el último trimestre del 2012 (El Diario, p.2A, junio 21/12).

El mar ha mostrado un calentamiento de más de dos grados centígrados de las aguas superficiales, lo que es anormal para la época. 
Investigadores locales nos han comunicado que las condiciones son idénticas a las del año 97, con lluvias en junio, altas temperaturas y humedad ambiental importante que mantienen condiciones climáticas anormales. Lamentablemente es difícil acceder a informaciones precisas sobre nuestro clima. Una de las excusas frecuentes de las autoridades es que se debe evitar el pánico de la población, sobre todo en temas de salud pues no estamos preparados psicológicamente. La población es renuente a capacitarse en estos temas. Organice usted cursos de defensa civil, riesgos, bomberotecnia, rescate y casi nadie asistirá. Organice una fiesta y tendrá el local abarrotado de gente. Pero somos rápidos para reclamar ayuda a la faz de eventos en los cuales todos podemos aportar.
Es urgente tomar acciones para mitigar el impacto de las futuras inundaciones, porque cada año tenemos los mismos problemas en los mismos lugares. Con asombro escuchamos declaraciones del alcalde de Chone en que anunciaba que un organismo nacional va a realizar solamente el desazolve del canal antiguo que desvía al río Chone, entre el puente El Bejuco y el sitio Cativo, mientras que no se intervendrá en el resto de los cauces del río a su paso por la ciudad, desde El Bejuco, aguas abajo, que se encuentra azolvado por culpa de los constructores chinos que removieron cientos de miles de toneladas de tierra y piedras en el sitio El Jobo de Río Grande que fueron botadas al cauce, luego arrastradas por las crecientes anteriores con lo que hemos perdido nuestra capacidad de drenaje y adicionalmente nuestros abastecimientos de agua cruda para potabilizar están en peligro. Para variar, la pantalla de madera que se coloca cada año en el verano para retener agua, recién fue retirada el 29 de febrero de este año, con lo que se azolvó el sistema de captación.

Estas imprevisiones nos van a costar mucho dinero y no sabemos quien pagará la cuenta, porque, como sucede siempre en este país, nadie es responsable. Urge el desazolve de todos los ríos y de los canales de encauzamiento a fin de mejorar nuestra capacidad de drenaje. Hacemos un llamado al presidente Rafael Correa Delgado para que los recursos que hasta ahora se han desperdiciado en la construcción de las obras canal o desagüe San Antonio y represa Río Grande, se utilicen en acciones concretas que nos permitan enfrentar el fenómeno adecuadamente porque hasta ahora todo se ha hecho mal. La realidad es evidente.< 

OTROS COLUMNISTAS