Martes 21 Octubre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 4 horas 34 minutos
DESTACADAS
AGRO.

Se siembra, pero no se gana

Domingo 01 Julio 2012 | 00:00

Artemio Sánchez, de 52 años, invirtió 300 dólares en un sembrío de maíz, maní y habichuelas, en una hectárea de terreno, en Pachinche (Portoviejo). Lo que cosechó lo vendió en 500 dólares y los 200 que ganó se acabaron en una semana.



No logró mucho, o prácticamente no ganó. Eran 300 dólares de sus ahorros (prefiere no emprender en un crédito), para invertir en abono y curaciones del cultivo. Ya cuando quiso comercializar se encontró con precios que bajaron de lo que él consideraba cuando sembró; por ejemplo, cultivó cuando la funda de habichuelas costaba 40 ó 50 centavos, y cuando cosechó, tres meses después, la funda valía 25 centavos. El negocio se le cayó.
Igual, no vendió todo con la esperanza de ganar algo en el futuro, entre diciembre y enero; por eso, tiene maní guardado, pues en estos meses el producto sube de valor, adujo.
Sánchez tiene esposa y cuatro hijos, dos de ellos en colegio y los otros en escuela. Lo poco que recibe de la agricultura le sirve para pagarle los estudios a ellos.
Asimismo, su esposa le ayuda en los gastos del hogar, mediante oficios domésticos y lavar ropa ajena.

 comercio. "No se gana", mencionó Grismaldo Ponce, agricultor de El Resbalón (Rocafuerte), quien arribó el viernes pasado al denominado mercado barrial 2 de la capital manabita, el que se ha convertido en mayorista o de transferencia, por acoger la producción de la provincia, en especial del valle del río Portoviejo. Trajo consigo dos sacas de pimiento.
Estas sacas quiso venderlas en 12 dólares cada una, y lo intentó un buen tiempo, pero le daban solo ocho dólares por costal, precio que no le cayó mal al final.
Otro agricultor que estaba cerca aseveró que la producción ahora se está encareciendo, porque los insumos están subiendo de precio. La urea que bordeaba los 30 dólares, ahora cuesta más de 40, expresó el campesino.
Hace un par de años este fertilizante costaba 15 dólares, recuerda.
Otros agricultores que también llegaron a tratar de vender sus productos en este mercado, sentenciaron que la agricultura ya no es el mismo negocio de antes, pero lo siguen haciendo porque es la única actividad a las que se ha dedicado en su vida para mantener sus familias. <

El jornal ha subido 4 dólares desde 2008

El valor de un jornal por persona pasa los 10 dólares y eso encarece la inversión en sembríos, más los insumos, indican los agricultores, que en promedio contratan a 10 jornaleros.
Francis Rivadeneira, acostumbrado a contratar jornaleros para sembríos, recordó que en el 2008 pagaba jornales entre 7 y 8 dólares; sin embargo, comenzó a subirse en el 2009 y 2010 a 10 dólares. Pero la tendencia al alza hizo que para este 2012 se pague 12 dólares, valor que se venía cancelando desde el año pasado, aseveró.
Ramón Navarrete, agricultor de San Clemente (Sucre), negocia el jornal a 10 dólares por persona, más comida y refrescos, desde las 06h30 o 07h00 hasta las 11h30.
En fin, realiza tres actividades con 10 a 14 jornaleros cada una, en los 100 días de producción, en cuatro hectáreas. Invierte mínimo $340 en trabajadores. <

Agricultor debe usar estrategias distintas

Marco Vivar, quien fuera ministro de Agricultura de los gobiernos de Jamil Mahuad y Alfredo Palacio, estuvo en Portoviejo el viernes, para dar un análisis económico de sistemas de producción, en un seminario de agricultura sustentable, de la UTM.
Dijo que el problema de que no sea rentable la agricultura, es que la mayoría de agricultores sólo siembra un producto y nada más que eso, sin buscar alternativas de producción y ganancias; por ejemplo, que además de vender maíz en el mercado, lo utilice para alimentar pollos que esté criando, o darle valor agregado, Otro asunto son los intermediarios; entonces, la solución es buscar la manera que los productores comercialicen directamente, y lo pueden hacer asociándose, señaló.
En fin, expuso que el agricultor debe aplicar estrategias diferentes; por ejemplo, que tenga seguridad alimentaria, pero que venda el excedente. <