Libertad Regalado

+ ARTICULOS

Libertad Regalado E.

Los derechos ambientales

POR Libertad Regalado

Jueves 28 Junio 2012 | 00:00

Entiendo que a muchos funcionarios no les haya gustado el artículo anterior, de pronto por que se señala ciertas verdades de un lado de la “moneda”, sin decir las del otro lado, y es que cada uno tiene su verdad y sus propios intereses. Lo único que pretendía a través de esa información es visualizar lo que se hace, cómo se lo hace y desde luego las fallas en el procedimiento. Si se hubiesen seguido los pasos como lo señala la Ley de Gestión Ambiental y el Reglamento de Participación establecido en la Ley en referencia, relacionado con el artículo 28, los problemas hubiesen sido de menor cuantía, y el Proyecto Multipropósito Chone no tendría los inconvenientes indicados en el artículo anterior. El saltarse los procesos conlleva a los problemas existentes. Lamentable, sí, es saber que uno de los funcionarios haya señalado que si no salieron a las buenas esta gente saldrá “cuando el agua les dé en el cuello”, lo que recuerda lo que pasó con el caso de la represa La Esperanza.


Se anuncia el fenómeno El Niño para posiblemente el mes de julio, quienes viven en las zonas aledañas a la represa La Esperanza tienen temores muy fundados de que si no se hacen acciones para mantener en los límites normales la cota en la represa, volverán a inundarse; es más, hay algunos lugares que no se han podido restablecer de la inundación última; y lo peor, todavía no  se han recuperado los agricultores que perdieron cientos de hectáreas sembradas, por este causa: la de abrir compuertas y mantenerlas abiertas dejando que salgan cantidades extremas que conllevaron anegar zonas agrícolas y la ciudad de Calceta.
En el mes de febrero 12 se conocía que la represa La Esperanza había llegado a la cota máxima permitida, y sin embargo esperaron recién al mes de marzo 19 para tomar la decisión de evacuar el agua (vale la pena leer los comunicados y declaraciones salidas en estas fechas en El Diario), cuando había subido dos metros setenta sobre el nivel  de la cota máxima de seguridad permitida; claro está, con meses de anticipación se había colocado letreros en distintos lugares de la zona señalando: “Zonas inundables sin previo aviso”, esto desde luego trajo una depreciación de los terrenos y una pregunta lógica ¿para qué sirve haber construido la represa, si no pueden controlar inundaciones?
Agricultores de Calceta, La Estancilla, Tosagua, Bachillero, Canuto piden, de favor muy especial, se haga algo y con urgencia, dragar los cauces de los ríos, de los canales, ir evacuando el agua en forma controlada; pero algo que les indique que no están abandonados y que existen organismos públicos creados para estas situaciones.<

OTROS COLUMNISTAS