Martes 30 Septiembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 7 minutos
DESTACADAS
Estados Unidos

Reforma sanitaria de Obama depende del Supremo

Miércoles 27 Junio 2012 | 20:34

La reforma de salud del presidente Barack Obama, su logro social más significativo en casi cuatro años en la Casa Blanca, está pendiente de que mañana el Tribunal Supremo decida si mantiene la esencia de la ley o la deja herida de muerte y obliga a repensar la cobertura de millones de personas.

La sentencia del Supremo podría ser un espaldarazo a los esfuerzos de Obama por dar cobertura universal a un país donde 50 millones de personas no tienen seguro médico, o un varapalo que le obligaría a cambiar de estrategia y daría alas a sus rivales republicanos.
La reforma obliga a los estadounidenses a contratar a partir de 2014 obligatoriamente un seguro médico privado, algo que según los partidarios abaratará el sistema al ampliar la base de clientes.
Pero precisamente por esa obligación -el conocido como "mandato individual"- la reforma corre el riesgo de quedar invalidada, si el Supremo considera que el Gobierno se ha extralimitado en sus poderes al obligar a los individuos a contratar un determinado servicio.
La conocida oficialmente como "Affordable Care Act" (Ley de Cuidado Asequible), u "Obamacare" por sus detractores, obligaría a contratar seguro médico a casi todos los estadounidenses sin cobertura, una sexta parte de la población.
Esa cláusula es la que más recelos levanta entre sus críticos y la que el Supremo podría dictaminar que contraviene los principios constitucionales de no interferencia del gobierno federal en la libertad de comercio.
Otra de las disposiciones clave de la reforma sanitaria, que lleva parcialmente en vigor dos años y que ya ofrece cobertura sanitaria a más de tres millones de personas, es la que exige a los estados ampliar la cobertura pública del programa Medicaid para los más necesitados.