VER AQUÍ
Actualizado hace: 56 minutos
Para Horacio Hidrovo:
Por: Carlos Vázquez Andrade

Sábado 23 Junio 2012 | 00:00

Era un hombre sencillo, soñador, maestro, honesto, buen amigo, amable, auténtico e íntegro. Seguramente tenía más virtudes que defectos, será por eso que la gente se agolpaba a racimadas para decirle adiós en la casa y después desde las calles, el puente y las riberas. Se fue como quiso…. con la cara al sol y a sus montañas; y la espalda mojada por su amado río, con el más liviano equipaje, más liviano que cuando llegó a este mundo.

Se fue aquel buen hombre y nos deja un legado de sólo recuerdos buenos; se fue como quiso…. con la última lluvia de mayo.

Pero ciertos privilegiados tienen el don de quedarse por siempre y para siempre, grabados en la memoria de su gente, se vuelven seres universales de la palabra, música, otras artes o por sus acciones. Horacio es uno de aquellos escogidos a permanecer en la historia, colgado para siempre en los cordeles del tiempo, en cada verso, en cada cuento repetido una y mil veces por las futuras generaciones. Sí…. se fue el hombre…. pero se quedó el poeta!. 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Tendencias

Suscríbase al newsletters

Recibir noticias