Jueves 24 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 34 minutos
UN CREADOR

"No le tengo miedo a la muerte"

Sábado 09 Junio 2012 | 00:00

En una ocasión, su hija Tatiana Hidrovo Quiñónez expresó algo, como un deseo profundo: "La mejor manera de conocer la obra de mi padre es difundiéndola".



Mucho se podrá decir ahora y en los años venideros cuando se resalte más, si cabe, su figura, pero su propia hija lo sabe bien: el espíritu de Horacio, como todo el mundo lo conoce, se puede encontrar en sus poemas. Y desde el encumbrado crítico literario hasta la persona sencilla puede sentarse y hallar en la obra poética de Horacio Hidrovo la inspiración de su corazón, que se sentía henchido de solo contemplar un amanecer o una puesta de sol en la campiña manabita, que fue --es, porque su obra sigue alentando vida--
su pasión.

 savia vital. Respecto de su obra poética, es tan extensa que permite, felizmente, ir extrayendo poco a poco esa savia vital del conocimiento que solo se puede transmitir viviendo antes intensamente.
"El poeta no debe ser un observador del drama, su obligación es estar en el drama. Sin que seamos seres perfectos ni puros, debemos humanizarnos cada día más. Una humanidad humanizada es lo ideal para la sociedad de los tiempos futuros. Somos poetas, no sólo porque creamos poesía, sino también porque tenemos los pies sobre la tierra", decía. La experiencia vital lo fue todo para él. Y la muerte es algo tan humano que está enraizado en la vida. "No le tengo miedo", afirmaba. <