Actualizado hace: 6 horas 53 minutos
¡fascinación!
¡fascinación!
Por: Pedro Vincent Bowen
pedrovincent@yahoo.com

Domingo 12 Febrero 2012 | 00:00

Desde hace rato viene recorriendo por los meandros de mi cerebelo el tema de hoy. Pero (el infaltable), no me animaba a escribirlo porque no encontraba el titular preciso. Hasta que el domingo pasado, lo encontré en la nota ¡Más peso! de Pavel Villamar.

 

Se trata de aquel extraño fenómeno provocado en las masas hechizadas por la personalidad de individuos (as) que en su momento fascinaron a quienes “hubieron perdido la capacidad de pensar racionalmente e incluso de protestar”.
Múltiples casos de fascinación registra la historia:
Del pueblo israelita dando vueltas sin sentido por el desierto de Sinaí durante 40 años… detrás de Moisés.
De los seguidores de Jesús El Cristo que, al cabo de dos mil años, continúan convencidos de que vino a rescatar al hombre de las garras del Mal. ¿Logró su objetivo? Después de ver el documental “Un as bajo la manga de Dios” escrito y narrado por J.J. Benítez… permitidme que lo ponga en duda.
De aquellos que en su momento creyeron que Hitler llegó de otra galaxia a depurar la raza humana: matando judíos, gitanos y negros.
De los que están convencidos que Hugo Chávez es la reencarnación de Bolívar. Que en el cocalero Morales de Bolivia anida el espíritu de Pachakutik. O de que S.M. Rafico I ha heredado (genéticamente) las virtudes de Alfaro… la espada incluida.
Y hasta de quienes se dejaron fascinar por la “fama” de Baltazar Garzón.
Alrededor de esta “celebridad” se produjeron debates en todo el mundo, cuando se conocieron los detalles de los ni se cuántos juicios que pesan en España contra el “incorruptible fiscal”, el “paladín del orden y la ley”, el “zar de la justicia”, pues, al parecer, no ha sido ni “paladín”, ni “incorruptible” ni “zar”.
Lo dicho no lo digo yo. Lo dice la sentencia dictada hace pocos días por el Tribunal Supremo de Justicia de España, condenando al juez  Garzón a purgar once años de suspensión de toda actividad vinculada con la justicia.
“La acusación (textual de la noticia) del juez Baltazar Garzón no se ha ahorrado descalificaciones al presentar al acusado como un juez prevaricador y violador sistemático de todos los derechos constitucionales”… mientras ordenaba espionajes telefónicos de amigos y enemigos, amén de haberse embolsicado 1 millón 200.000 en viajes al exterior no justificados.
En lo personal, a mí me importaría un pepino lo que le está pasando a Garzón. Pero me molesta y me avergüenza los comentarios que me llegan del exterior acerca de la participación que tiene este “tremendo juez” como “veedor” y “garante” en la elección de la nueva arquitectura judicial de Ecuador que no ha logrado desprenderse todavía de la “fascinación” que determinados personajes tristemente célebres ejercen en ciertos sectores, como bien lo anota Pavel Villamar.<
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: