Actualizado hace: 38 minutos
Montaje el cine al día / Juan Fernando Andrade
Star Wars 1

George Lucas, el creador del universo Star Wars, anunció hace unas semanas su retiro del cine, entre otras cosas, dijo, porque “de cualquier manera, a nadie le gusta lo que hago”. Lucas está triste, chocho y exagera, pero tiene un punto. Cuando decidió escribir y dirigir los episodios I, II y III de la nueva saga, estrenados a partir de 1999, quedó claro que había perdido la intuición que veinte años atrás le permitió asumir el papel de productor, y monitorear la construcción de ese universo como un Dios creador.

Domingo 12 Febrero 2012 | 00:00

En 1977, después del inesperado éxito del episodio IV, Lucas recibió dos nominaciones al Oscar: mejor director y mejor guión. Lo normal, quizás hasta lo lógico, hubiese sido continuar al mando de sus películas durante los dos episodios siguientes, pero no, Lucas hizo algo más inteligente y contrató a otros directores y a otros guionistas, pensó en el bien mayor, fue generoso con sus personajes y triunfó. Pero quizás ya nadie recuerde quién dirigió y escribió El imperio contraataca y El retorno del Jedi porque siempre estuvo que claro que estábamos viendo películas de George Lucas. Por eso cuando se supo que él se haría cargo de las nuevas cintas esa emoción inmensa de volver al espacio se mezcló con un miedo profundo, propio del lado oscuro. Episodio 1 , sin duda la mejor de las tres nuevas entregas, mostró a un Lucas feliz y entretenido, pero no tan honrado como el de antes, la tecnología que tanto había esperado lo traicionó y ahora es común, entre fanáticos, decir que las miniaturas que se usaban en los ochenta tenían mucho más sentimiento que las animaciones generadas en computadora. De todas maneras, yo vi esa película siete veces en el cine y no sé cuántas en televisión. La vi emocionado pero supe, como muchos, que la presencia de Jar Jar Binks y los excesos digitales eran el principio del fin. Los episodios II y III, por ejemplo, los vi sólo una vez y en ello, lo digo con dolor, hubo a ratos más obligación y compromiso que placer. Aún así, George Lucas es uno de los directores más importantes de mi vida. Me dio un lugar dónde vivir, un sitio amplio, cómodo, amoblado con las emociones correctas, donde hay espacio de sobra para otra gente que, como yo, cree en el poder de La Fuerza.
 
Ahora que el Episodio I vuelve a nosotros en formato 3D y siento que tal vez se les está yendo la mano con todo este asunto, no puedo evitar marchar firme rumbo al cine como encantado por el flautista de Hamelín, hipnotizado pero contento, mucho más feliz que los que no tienen a George Lucas en su vida.  <
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala