Actualizado hace: 24 minutos
Educación para la democracia
Educación para la democracia
Por: Lenin Zamora Loor
leninzamora@hotmail.com Licenciado-docente

Martes 07 Febrero 2012 | 00:00

La educación para la democracia, gran desafío de todas las sociedades trasciende las fronteras locales, nacionales e internacionales. El proceso educativo debe prolongarse fuera del aula con experiencias de aprendizaje cotidiano, estableciendo vínculos entre los contenidos escolares y la vida de las personas.

 

Es que la consolidación y el desarrollo de la democracia dependen no solo del conocimiento de los valores democráticos, sino también de manera decisiva del aprendizaje y mucho más de poner en práctica los mismos. Es menester inculcar a la vez el ideal y la práctica de la democracia y revertir la apatía creciente hacia los asuntos públicos, políticos y del buen vivir.
Educar para la democracia obliga también incluir la perspectiva de género en la educación, enfocando la identidad cultural, histórica, cívica y social. En la práctica es como mejor se aprende, por ende es primordial cultivar los valores espirituales, éticos y morales. Este compromiso cívico debe hacerse un hábito, por lo cual actitudes y normas de vida se fomentan desde temprana edad.
La educación debe proveer a cada persona la capacidad de participar activamente durante toda su vida en proyectos sociales, asumir responsabilidades consigo mismo y con los demás en el diario convivir. Desde el inicio de su vida escolar el educando deberá conocer muy bien sus derechos y obligaciones, desarrollando competencias sociales, trabajando en equipo, descubriendo al otro en contextos de igualdad y aceptando la diversidad. Hay que formar en el estudiante el hábito de plantearse problemas de conciencia, capacidad critico-reflexiva, pensamiento libre y una acción autónoma, y la adquisición de conocimientos y aprendizaje de estrategias para su participación en la vida pública.
El gobierno de turno está empeñado en que a partir de las nuevas reformas en el proceso de educación, todos los establecimientos educativos adopten en el pensum de estudios la educación para la democracia, ojala y lo asumamos responsablemente y desde la perspectiva de que si queremos vivir en democracia, debemos educarnos para ello. Es necesario que las ideas se transformen en creencias, las creencias en actitudes, las actitudes en acciones y las acciones en costumbres. No queremos más rebaños de borregos, no mas conglomerado de esclavos, no una masa amorfa sin capacidad de discernir, sino un grupo humano de seres libres, conscientes, responsables, iluminados, alertas, honestos y decididos. Las guerras se conciben en el espíritu humano, y es allí donde surgirá la verdadera defensa de la paz. <
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: