Actualizado hace: 1 hora 20 minutos
PORTOVIEJO
A seis años de convivir con heces por los pies

Cuando Enny de Arriaga tiene alguna necesidad biológica urgente tiene que agarrar taxi y salir de la ciudadela Municipal a la casa de un familiar en La California.

Domingo 05 Febrero 2012 | 00:00

Ella no puede usar su baño, está obligada a no hacerlo. 
Esa es su realidad desde hace seis años, cuando se ejecutaba el alcantarillado sanitario y se verificó  la mala calidad de la tubería y una deficiente compactación del suelo. La red fue aplastada, impidiendo el paso de aguas negras a la estación que las bombea hacia las lagunas de oxidación. Además, las casas quedaron debajo de la red. Los estudios decían 1,20 metros de profundidad, pero estaba a 40 centímetros.
Entonces, las aguas servidas se regresan al norte y desembocan  en sumideros; incluso, por los inodoros.
Asimismo, la ausencia de alcantarillado pluvial y el alto nivel freático, más las aguas servidas que salen de los sumideros, contribuyen a inundaciones de terrenos, patios y reboses de pozos sépticos, como le ha ocurrido a Enny, en la calle Federico Bravo, en el extremo norte de la ciudadela. En una calle paralela, la Edulfo Cedeño, atrás del complejo del Colegio de Médicos hay una laguna de aguas servidas, provenientes del rebose de un pozo, dice Oswaldo Mendoza.
"A las 18h30 hay que encerrarse por los mosquitos", señala; mientras, Jorge Palacios confirmó que su nuera, Carmen Vera, está enferma con dengue.
Palacios reside en la Primera Paralela y Vicente Mendoza, donde un sumidero descarga agua a una zanja.

Otro sumidero de descarga está en la Vicente Mendoza y Cristóbal Azúa, frente a la casa de Belford Moreira, quien tenía un restaurante que cerró exactamente hace un año, porque la pestilencia alejó a sus clientes. En aquella ocasión puso en venta su casa. Por su parte, Teresa Pincay no quiere salir de su casa ubicada en la calle Carlos Emilio Solórzano, y se mudó de la planta baja al piso de arriba. Quien sí migró fue José Intriago y su familia, rumbo a la San Cristóbal. Dejó la casa donde construyó adentro un puente, para caminar encima de las heces. < 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala