Actualizado hace: 8 minutos
SOLCA
Boda en hospital sella amor eterno

Amarse y respetarse en la salud y en la enfermedad, en las alegrías y en las penas, fue el juramento que hicieron ayer Fátima Arteaga Chóez y Williams Párraga Vélez, en una conmovedora e inusual boda.

Sábado 04 Febrero 2012 | 15:09

La ceremonia fue inusual porque se realizó en la capilla del hospital de Solca, debido a que la novia, una luchadora joven de 24 años, padece cáncer avanzado de mamas y metástasis cerebral y hepático. Ella decidió unirse en sagrado matrimonio con el hombre de su vida, un joven que, a diferencia de ella, estaría en excelente estado de salud.
MARCHA NUPCIAL. Durante el ingreso de la novia a la capilla y por el tiempo que duró la ceremonia litúrgica, dirigida por el obispo Paco Vera, no se oyó la clásica marcha nupcial, sino el llamado que se hacía a médicos, personal y pacientes por el sistema de altavoz. Finalmente ya en la recepción que se había preparado en todo el hospital, se pudo escuchar la clásica melodía utilizada en las bodas.
La novia ingresó radiante y con una sutil sonrisa, en una silla de ruedas conducida por su médico tratante, Daniel Alarcón, quien fue su padrino de bodas. La madrina, Esther Meza, obsequió y portó los anillos que sellaron la sagrada unión.
Según el personal médico y la presidenta del directorio del Hospital, Marcela Vitery, es la primera boda que se celebra en dicha institución de lucha contra el cáncer.
LUCHA. El médico tratante dijo que  la joven lleva dos años y medio tratándose en dicho hospital, y que la expectativa de vida fue de seis meses. "Hemos luchado durante todo este tiempo y continuaremos haciéndolo. Es una joven luchadora", dijo Alarcón, sin ocultar que se espera sólo un milagro.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala