Actualizado hace: 9 minutos
Santo Domingo
Amor busetero

Ernesto escribía en el respaldar de los asientos de buses, pero de eso “hace ya fu”, dice. Hoy tiene 23 años y no ha vuelto a hacer aquello.

Viernes 03 Febrero 2012 | 00:00

Generalmente lo que Ernesto escribía eran patanadas. Tenía 14 años. A veces también usaba los forros de los asientos para descargar sentimientos que no podía decir cara a cara.
Ernesto fue bastante tímido cuando era adolescente.
Según los sicólogos no sólo los asientos de los buses sirven para expresar sentimientos ocultos. Las paredes de los baños públicos, algunas páginas de internet. Todo lugar en el que puede dejar un mensaje sin que tenga que identificarse, sostienen, es  ideal para expresar sentimientos difíciles de pronunciar.
Los mensajes de odio como los de amor son los más usuales en estos casos. Así como las expresiones obscenas.
Para Joselyn Aparicio (17)estudiante de último año de bachillerato, quienes escriben mensajes de amor en los buses son “tontos”. Lo mejor que pueden hacer es decir lo que sienten a la otra persona, y atenerse a ser rechazados o aceptados, insiste la chica.
Una de las características de quienes escriben en los buses es que todos, o casi todos son adolescentes masculinos.
Los hombres tienen más inquietudes sentimentales que no logran resolver, según los sicólogos.

Daños.
Dañar los asientos trae consecuencias en los buseros, quienes tienen que ingeniárselas para mantener los asientos como nuevos.
Nelson Freire, quien lleva 10 años detrás de un volante de un bus, sostiene que los usuarios deberían cuidar este medio de transporte porque son ellos quienes los usan.
“Después se están quejando de que los buses están en mal estado. No sólo rayan los forros sino que los rompen”, indica. Él como otros buseros le pone forros de tela a los asientos para protegerlos. Pero esto no siempre surte efecto.
Gaby Rizco, de 18 años, manifiesta que es una falta de cultura rayar los asientos. Para expresar los sentimientos a una chica es mejor hacerlo mediante cartas o directamente, expresa.
Gaby, añade que nunca escribió nada en ningún asiento. Y que no se sentiría halagada si viera su nombre en el forro de uno.
“Creo que no se debe dañar  algo que es de uso público, esto lo hacen los muchachos que no tienen respeto por ellos mismos”, añadió.
Lo mismo piensan Jordi Toledo (18). No se debe rayar los asientos, porque esto los daña. La mejor manera de decir las cosas que sientes por una chica, es escribirle una carta, indica.
“Esto es lo que yo hago cuando quiero salir con alguien”, dice.
Muy pocos adolescentes admiten haber rayado o dañado los asientos de los buses, sin embargo, no hay bus urbano que no tenga en sus asientos aunque sea una palabra, escrita con esferográfico o corrector.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala