Sábado 25 Octubre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 9 minutos
DESTACADAS
Teresa Loor Molina

+ ARTICULOS

Teresa Loor Molina

Himno al cantón Portoviejo

POR Teresa Loor Molina

Jueves 02 Febrero 2012 | 00:00

¡Salve ciudad, que llevas el mismo nombre del cantón! Por la felicidad de haber nacido en tu sagrado suelo, de haberme nutrido de las sabias aulas del escuela Mariana de Jesús Schumacker, aunque a veces temerosa del blandir de la regla de la madre Apolonia, de recibir clases del primer curso del Colegio Portoviejo, de los catedráticos, Clemente Delgado, Constantino Mendoza, don Cevallos Calero.

De haber crecido, aspirando el néctar de los mangos y tamarindos, de haber recostado en el lecho de los frutos del Ceibo. cuando existía un solo taxi, que era el del señor, Artemidoro Zevallos. No había carreteras ni para Guayaquil ni para Quito. 

Luego se creó el bendito aeropuerto mediante el cual los estudiantes de aquella época pudimos profesionalizarnos en Guayaquil y en Quito gracias a ese aeropuerto bendito, mil veces bendito, con la Compañía Area, con cero accidentes. 
En la ciudad de Portoviejo han desfilado verdaderos prohombres como Paulo Emilio Macías, quien creó la universidad y es el motivo que la mayoría de portovejenses sean ilustrados, etc etc. Existieron familias Patricias como los Delgado Cagijal, éstas últimas son descendientes directos de Eloy Alfaro. Desfilábamos sobre calles empedradas y fue cuando los presidentes de la República se sentían orgullosos de asistir a las celebraciones de las gestas de un pasado como el glorioso 18 de Octubre. Eran generosos, como la Junta militar cuando el ministro de esa Junta, general Bolívar Jarrín,  nos concedió Crucita. Ojalá este gobierno no no las quite. 
Nuestro cantón está coronado por una nación subterránea que es la cultura Manteña. Ojalá este gobierno no lo asigne a otro cantón. Más tarde vino el progreso: luz eléctrica diurna, potabilización, pavimentación, canalización, tres canales de televisión, varios bancos y cooperativas, seis Universidades con la de extensión.
Pero con el desarrollo vino paralela la codicia. Nadie defiende a Portoviejo: ¿dónde están los asambleístas? Solamente dos dan la cara, cuando todos ellos usufructúan de los votos de los portovejenses, ¿donde están los rectores de las universidades?, acaso tienen miedo que les cierren su universidad. ¿Dónde está el Prefecto quien también usufructúa de los votos de los portovejenses? Estamos llenos de Pilatos o como dice el gobierno, llenos de infiltrados; si es así yo les ofrezco mi falda para que enfrentemos la cobardía y sigamos manteniendo la imagen de Portoviejo como capital de la provincia más productiva del país, después de la petrolera. Pese a quien le pese, y duélale a quien le doliere.

OTROS COLUMNISTAS