Actualizado hace: 8 horas 19 minutos
EDITORIAL
La devolución de la espada de Alfaro

La devolución de una supuesta espada de Eloy Alaro, y otra de Pedro Montero - uno de sus compañeros -, robadas 28 años atrás por el movimiento Alfaro Vive Carajo (AVC), a la época alzado en armas, ha concitado reacciones contradictorias.

Jueves 02 Febrero 2012 | 00:00

Algunos aceptan como una acción plausible esta entrega; para otros simplemente ha sido una devolución; pero hay quienes opinan como reprochable que el gobierno avale una acción delictiva sin tomar acciones contra los actores de la misma. Esto en relación a la presencia, en el acto, de delegados del grupo AVC que se proclamara responsable de la sustracción de las espadas del Archivo Histórico Municipal de Guayaquil, culpable confeso de la sustracción de un patrimonio culturalmente invalorable.
Es decir, que no debió el Presidente de la República, la máxima figura política del país,  prestarse para esta recepción, porque se presenta como que el país debe agradecer al movimiento AVC por devolver lo que se robaron, sin recibir sanción. 
Pero opiniones profesionales manifiestan que varios de los miembros de AVC ya fueron sancionados y que el delito legalmente prescribió. 
Ahora, la municipalidad de Guayaquil pide el regreso de las espadas que reclama de su propiedad, lo que, creemos, tensará nuevamente la ya mutua polémica relación. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala