Actualizado hace: 40 minutos
Carlos Vera Rodríguez
“De opositores a oposición”

Hasta ahora se ha creído y repetido que somos oposición,”que la oposición”; que existe oposición. Nada de eso. Hacer oposición no implica ser oposición. Oponerse no lo califica a uno más que de opositor. La membresía para una oposición pasa por un proceso y un concepto más riguroso, más exigente:

Domingo 29 Enero 2012 | 00:00


-Ser oposición y no sólo opositores implica 1ro. definirla: Actitud contraria a leyes, acciones, ideas y decisiones de un gobierno...
En la definición tradicional, resulta suficiente oponerse para ser parte de la oposición. Se sobreentiende que esa actitud contraria es contra lo malo o al menos lo equivocado de un gobierno. Generalmente, hay coincidencia en los fines aparentes. Rara vez un régimen asume una postura consciente de que hace mal o está errada. En otras, encubre con retórica y estadísticas, bajas intenciones o peores cálculos.
No comprende o no sabe contrastar el beneficio vs. el perjuicio de una medida, por ejemplo. Aquello obliga al pueblo a exigir de los opositores algo más que oponerse:
-Pero hoy, no basta oponerse para ser oposición: se exige proponer. Añadir entonces:"que propone alternativas, cuando son posibles"
Y el “cuando son posibles”, se refiere a que en ciertas ocasiones no es razonable siquiera proponer una alternativa o una mejoría a una decisión. Basta con bloquearla; la oferta de amnistía a “Los Choneros” es un ejemplo. No cabía decir: “Sr. Tirano, no les tenga tanta clemencia; aplíqueles las penas más leves y cambie la categoría de su delito para purgar su falta rápido”. Ante una locura así, la respuesta es simplemente NO.
Pero en proponer, además de oponerse, no queda el asunto:
-Ser oposición exige algún nivel de ACUERDO, organización, calendario, prioridades, compromiso; sino, se dispersa, desprestigia y anula.
No es fructífero simplemente oponerse y apenas en eso coincidir sin canalizar esa actitud hacia un acuerdo formal, aunque no suscrito (mejor si lo es y a la luz del día) que comprenda los elementos básicos ya radicados. Pero primero cabe identificar al menos líneas básicas respecto al motivo de la oposición…
-Acuerdo: oponerse con vías y principios democráticos; promover salidas e instituciones democráticas; impulsar la instalación de una democracia.
Insistir en lo democrático es redundante pero inevitable. Salir de una dictadura con otra dictadura no dura; la vía democrática es larga y penosa pero segura. Más difícil también pero su legitimidad le da estabilidad. Su duración depende luego de su actuación, de la consecuencia entre lo actuado y proclamado.<

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala