Actualizado hace: 14 minutos
El magnicidio:  Chone se rebeló
El magnicidio: Chone se rebeló
Por: Enrique Delgado Coppiano

Sábado 28 Enero 2012 | 00:00

Araíz de los trágicos sucesos del 28 de Enero de 1912 en Quito, en que se asesinó con barbarie espeluznante al Gral. Eloy Alfaro Delgado y sus tenientes: Medardo Alfaro, Flavio Alfaro, Gral. Manuel Serrano, Gral. Ulpiano Páez y Cnel. Luciano Coral, hecho que estremeció a América y el mundo, y no se diga a los pueblos del Ecuador, fieles amigos del radicalismo alfarista, estos se levantaron en armas, especialmente en las provincias de Esmeraldas y Manabí, para protestar contra la ignominia, lo que fue respaldado por miles de alfaristas que convirtieron en reducto insurgente los pueblos del norte manabita y la provincia de Esmeraldas.

 

Chone y todos sus sitios y parroquias, respaldaron éste movimiento liderado por el Cnel. Carlos Concha Torres,  compañero de las luchas de Alfaro. Chone fue ocupado en su cabecera cantonal por guarniciones que querían terminar con los focos de la protesta alfarista, era  la corriente “placista” del nefasto régimen de Freile Zaldumbide, al que la conciencia nacional culpaba del  crimen.
La guerrilla conchistas, con choneros incluidos, adoptaron la táctica de golpear y retirarse para sorprender a los mercenarios y traidores gobiernistas de Freile y Plaza, ocupando las zonas altas de la provincia, montañas que los protegían. Atacaban a las guarniciones gobiernistas en fulminantes ataques, con rápidas retiradas y la población en trincheras se protegía del fuego cruzado, mientras el grito insurgente era ¡Viva Alfaro y fuera los traidores!, respaldados por el periódico El Radical de Portoviejo, dirigido por el Dr. Medardo Cevallos y su hermana Obdulia, y otros dirigentes alfaristas hasta la muerte. Largos años duró la protesta y decenas de encuentros a bala y machete limpio protagonizaban  los alfaristas. Los placistas con promesas y halagos querían quebrar al radicalismo, no lo consiguieron; se produjeron los combates del Cerro Guayas frente a Chone, en el Aromo,  en el Ají, en Calceta, en Come y Paga, y el encuentro durante 3 días en el Cerro de Chamizas, con numerosas muertes de parte y parte. No pudieron los traidores derrotar a los  insurgentes. 
En las selvas montubias se escuchaba “Carlos concha es mi papá/venido del infinito,/si Carlos Concha se muere/el negro queda solito./Pudieron matar a Alfaro/pero nunca sus ideas/Carlos Concha nos conduce/a seguir en la pelea./Los morenos y montubios/seremos los vengadores,/ en la Costa y en la Sierra/ castigar a los traidores./
Llegado el 1916, se presentó en la costa “El Niño”, llovía torrencialmente y se hizo dura la estadía de los alfaristas en la montaña. El país no tenía paz y llegado a la presidencia el Dr. Alfredo Baquerizo Moreno  buscó  la pacificación  poniendo en libertad a Carlos Concha Torres, el valiente combatiente expresó: “me lograron vencer los elementos naturales, jamás las armas de los traidores” Chone siguió insurgente. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: