Actualizado hace: 22 minutos
MANTA
Quisieron linchar a policías acusados

Una diligencia en la Fiscalía en la que seis policías acusados de un doble crimen tenían que rendir su declaración terminó en incidentes que dejaron algunas personas golpeadas.

Martes 24 Enero 2012 | 00:00

Los policías acusados de la muerte de Luis Enrique Jaramillo y Danilo Bowen, se declararon inocentes y se acogieron al derecho al silencio.
Luis Enrique Jaramillo Alcívar (20) y Danilo Bowen Zambrano (22 ), desaparecieron la madrugada  del 16 de octubre del 2011 y sus cadáveres fueron encontrados dos días después en los alrededores de una cantera ubicada en la parroquia Picoazá de Portoviejo. 
Los sospechosos  son los subtenientes Leonardo Rafael Urbina Vivanco (22) y Harold  Smith Barrezueta Torres (23); también los cabos segundo Freddy Javier Ramón Chávez (23) y Wilson Monserrate Loor Córdova (32) y los policías Diego Armando Loor Vinueza (27) y Lorgio Marcelo Intriago García (26). 
Ayer a las 8h45, con el resguardo de unos 20 policías, los acusados llegaron a bordo de dos vehículos. 
Allí los esperaban los familiares de los fallecidos.
Los seis policías implicados  fueron bajados de los carros esposados de dos en dos  y llevados al despacho del fiscal César Ponce ubicado en el tercer piso de la Fiscalía.
El arribo fue tranquilo y no hubo incidentes, no se escuchó gritos en su contra, pero las madres de las víctimas no pudieron controlar el llanto.
Ante el fiscal, uno a uno dijeron ser inocentes y se acogieron al derecho del silencio.
La audiencia que empezó a las 9h10 aproximadamente terminó una hora después.
 
Incidentes. Cuando los acusados bajaron, se produjeron los incidentes
Unas 40 personas entre hombres y mujeres intentaron acercarse a los acusados mientras policías  antimotines armados de escudos los cubría.
Hubo agresiones y gritos en la trifulca.
Luego con mucho esfuerzo, los acusados pudieron ser subidos  a los vehículos que se alejaron velozmente del sector.
Después María Dolores Zambrano, madre de Danilo Bowen se desmayó, incluso se golpeó la cabeza al caer y tuvo que se trasladada a una casa de salud.
Rosa Elena Alcívar, madre de Luis Jaramillo tildó de “cínicos” a los acusados debido a que se declararon inocentes. 
Aseguró que existen pruebas contundentes contra los policías.
El abogado acusador, Salín Alcívar, dijo que el derecho del silencio es un derecho constitucional. "El abogado de los acusados les aconsejó no hablar porque sabe que hay un cúmulo de pruebas en su contra", dijo Alcívar.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala