Actualizado hace: 1 hora 20 minutos
Portoviejo
Lleva 22 años visitando el cementerio a diario

Visitar el cementerio es algo común los domingos y el día de los Fieles difuntos, pero para Jaime Enrique Vélez, es parte de su rutina diaria, desde hace 22 años.

Domingo 22 Enero 2012 | 00:00

Este hombre de 52 años ha realizado aproximadamente 8 mil visitas al cementerio General de Portoviejo,  o lo que el llama la "Casa Blanca".
 
 SU HISTORIA. El 14 de febrero de 1990, muere Rosa Amelia Molina Huerta, abuela de Jaime Vélez y a quien le continúa profesando amor. 
Llegar al cementerio no era nada raro entonces, ya que el había vivido su infancia en el parque Cayambe y sus alrededores, e incluso era el cementerio lugar de juegos para Jaime y sus amigos. 
A partir de la muerte de su abuela, Jaime decidió visitar su tumba todos los días, sin excepción, ya que de esta manera la sentiría más cerca. 
"Después de que salga del cementerio el mundo se puede caer" dice en alusión a su visita infaltable. 
No importa la hora que sea, en el lugar y en el sector ya lo conocen, y saben que cada mañana o tarde él estará visitando a su pariente. 
Su visita al campo santo puede durar 45 minutos, ya que desde que ingresa recorre el lugar saludando a amigos que se "adelantaron en el viaje".
La última parada es la tumba donde reposan los restos de su abuela, de una tía y de su hermano.
Al lugar que llega les toca la lápida en modo de saludo, limpia el polvo y cualquier rastro de suciedad, luego se sienta y empieza a conversar con ellos. 
"A mi abuela le cuento lo que me pasa, como le fue al Emelec , si ganó o perdió, porque ella era emelecista" dijo Vélez.
A la semana logra recorrer todo el cementerio, ya que cada día cambia el trayecto y visita a sus amigos que ya no están. Esta lista aumenta con el pasar de los días, señaló Vélez. 
 
 ANÉCDOTAS. En su afán por no faltar un sólo día al cementerio ha dejado de lado viajes o ha tenido que hacer su visita en horas de la madrugada.  En una ocasión debió eludir a los policías que cercaban la entrada al cementerio luego de la balacera en el robo a Filanbanco. Para poder ingresar debió hacerlo por la parte de atrás del cementerio. 
También ha sido víctima de robo en el lugar. Por  ello dice que ahora prefiere hacer las visitas lo más temprano posible.
 
 NECESIDAD O Adicción.  Vélez señala que los médicos le han dicho que esto es una adicción, pero a él no le hace daño, lo ayuda a estar tranquilo. 
Al terminar su visita hace una oración y se despide hasta el día siguiente.  <
 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala