Actualizado hace: 29 minutos
Prevención bien planificada
Prevención bien planificada
Por: Enrique Delgado Coppiano

Sábado 21 Enero 2012 | 00:00

Parecería difícil que los ecuatorianos nos encontremos con el progreso, entendido éste como un avance social que paulatinamente nos conduzca a un mejor vivir, sin sobresaltos angustiosos, que provocan crisis con pérdidas, que si son humanas, el daño es irreparable; lo material puede recuperarse.

 

Pocos días atrás el gran problema,  más sentido en el litoral, en Manabí con intensidad, era la sequía; sus consecuencias para el sector agropecuario han sido muy duras;  las primeras lluvias las amainan, pero se repetirán   en el verano próximo. Las albarradas que podrían ayudar no fueron construidas en el estiaje y no se puede hacerlo durante el invierno. Hoy, con pocos aguaceros vienen las inundaciones,  fuertes y arrasadoras, que han golpeado ya a Esmeraldas, los ríos, Guayas y El Oro, acompañadas con deslaves que destruyen viviendas y lo peor ya hay víctimas humanas. ¿Cómo evitar todo esto?, la respuesta es obvia: prevención planificada. Por eso se recibió con muchas esperanzas la formación de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR), que no la entendemos que vaya a buscar remediación a lo ya ocurrido, sino sobre todo, que lleve adelante la estructuración de un gran plan nacional, que con los estudios requeridos señale o focalice los lugares más críticos del país, proclives a sufrir tragedias y hacia allá vayan sus acciones de prevención con medidas y obras acertadas. Lógicamente que la SNGR debe tener recursos fiscales suficientes para esto y la colaboración en todos los niveles administrativos del Estado, Gobierno Central y los Gobiernos Autónomos Descentralizados, como lo releva el COOTAD, para coordinar disposiciones legales y acciones valederas que tienen que ser soportes en lo preventivo, ejemplos:  no se puede construir en cerros  deleznables, más allá de la cota tal (caso de Portoviejo), no puede haber asentamientos de viviendas en cauce de ríos secos o muy cercanos a la cota de crecientes, y peor hasta donde llegan las altas mareas oceánicas; urbanizaciones en lugares que fueron ciénagas y que se venden sin rellenos requeridos y servicios de drenajes y canalizaciones suficientes; igual señalar la altura que debe tener sobre el suelo la primera planta; asentamientos espontáneos donde en caso de un incendio no puede entrar un carro de Bomberos, puentes mal ubicados, o edificios urbanos sin técnicas antisísmicas, o lugares de espectáculo sin vía de escape apropiadas; en lo ecológico, se sigue talando árboles que son diques naturales de deslaves y riadas.
Esta gran planificación es urgente, decisiva,  evitará dolor,  duelos y gastos emergentes,  que bien pueden usarse para construir las obras preventivas con estudios apropiados que más el sentido común bien utilizado, nos libre de vivir de emergencia en emergencia.     
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: