Actualizado hace: 2 horas 39 minutos
Santo Domingo
Se cansaron de vivir

Las razones por las que decidieron acabar con sus vidas nadie las sabe.

Viernes 20 Enero 2012 | 00:00

“Esto es bastante doloroso”, decían ayer los familiares de dos personas que se suicidaron en diferentes circunstancias.
Uno de ellos es Jacinto García de 30 años de edad. Él vivía en el sector Bellavista.
Su padre Miguel Ángel  contó que Jacinto salió a trabajar el miércoles como de costumbre lo hacía (8h00) en la entrega de productos de ciclo corto a uno de los mercados del centro de la ciudad.
Cuando regresó a casa estaba un poco tomado. “Llegó a eso de las 12 de la noche y no quiso entrar a la casa, como no entraba lo salimos a ver y entonces nos dimos cuenta que se había tomado un insecticida”, indicó el padre.
Jacinto ingirió Palmarol un producto que se le aplica a las palmas.
Los familiares auxiliaron a Jacinto y de inmediato lo llevaron al hospital Gustavo Domínguez donde  le hicieron un lavado gástrico, sin embargo no resistió a la dosis letal que ingirió y murió.
Según su padre, Jacinto no tenía problemas con nadie, nunca presentó alguna conducta que los hiciera pensar que la estaba pasando mal.
“Siempre se portó normal, tenía la misma actitud”, dijeron.
Él deja en la orfandad a una niña de nueve años.

Otro caso. La otra persona que se suicidó fue  Armando Gilberto Meneses de 47 años. De cómo ocurrieron las cosas se conoció poco.
Según contó un familiar, el hecho  sucedió aproximadamente a las ocho y media de la noche del miércoles.
Él hombre estaba en su casa en Valle Hermoso y de un momento a otro un familiar se dio cuenta que estaba cerca de una piedra de lavar y que se había tomado un sobre de veneno que es para fumigar los insectos de la maracuyá.
La fuente añadió que a Armando  se le dio los primeros auxilios, y que luego fue trasladado en el patrullero de la Policía de Valle Hermoso hasta el hospital de Santo Domingo, donde llegó sin signos vitales.
Él era motosierrista y tenía aproximadamente 15 años viviendo en la mencionada parroquia.
Deja dos hijos.
En ambos casos, los cuerpos fueron trasladados hasta la morgue del Cementerio General de Santo Domingo, donde ayer se les realizó la autopsia respectiva.
El lunes en la madrugada una adolescente de 13 años de edad fue encontrada colgada de una viga de su cuarto. La suicidada dejó dos cartas, en una le pedía perdón a sus papás. En lo que va del año, tres personas se han suicidado en la provincia.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala