Actualizado hace: 29 minutos
Los manabitas frente al crimen contra Alfaro
Los manabitas frente al crimen contra Alfaro
Por: Julio Villacreses

Miércoles 18 Enero 2012 | 00:00

Los ecuatorianos nos aprestamos a conmemorar los cien años del crimen de Estado, cometido contra el General Eloy Alfaro Delgado, que conmovió la conciencia de los demócratas del mundo y que ha logrado que su nombre pase a la inmortalidad, por su cruenta muerte, que al narrársela a mi sobrino Andrés, un niño de diez años, se estremeció tanto, que me dijo textualmente con lágrimas en sus ojos grandes : “Alfaro sufrió mas que Jesús en su muerte, él también debe estar en el paraíso”, yo le dije que sí, y al igual que Jesús, su legado de amor a la humanidad sigue vivo.


Sin embargo, he preguntado cual fue el rol de los manabitas y en particular de los portovejenses ante tan cobarde asesinato, ¿Se levantó en armas la provincia natal del Alfaro? Me sorprendió la respuesta, fue un lacónico no…¿Qué información dio la prensa manabita de la época? ¿volvió a llorar la Virgen en Quito? Casi nada se sabe sobre la conducta, la reacción de nuestros antepasados de esa época.
Solo sabemos que en Esmeraldas el General Carlos Concha se levanta y posteriormente logra el respaldo en Manabí del Dr. Medardo Cevallos; y durante tres años sostiene una lucha de guerrillas en algunas provincias del Ecuador, leales al legado revolucionario de Alfaro, junto a la coronela portovejense Filomena Chávez, cuya lealtad es admirable.
Ahora bien, las causas porque no se logró en Manabí un amplio respaldo de solidaridad a favor de Alfaro debe ser tema para el debate y de reflexión de los historiadores y cientistas políticos de ahora. Quizás Monseñor Shumacher había logrado el control ideológico de la clase media y de los intelectuales de la época.  Los intereses de los productores de cacao de Chone respondía a la banca y comerciantes guayaquileños que ayudaron al asesinato del “Cóndor de América”.  Me atrevo a especular el porque en Manabí, hasta ahora, sigue siendo tierra fértil para el populismo, la demagogia, el “caciquismo”; para que cualquier audaz, insolente, tránfuga, tenga apoyo o se tome por asalto los partidos y organizaciones sociales, tanto de la derecha como de la izquierda, y la debilidad de ayer sigue siendo la debilidad de hoy: falta de formación política y de vivencia de los principios cívicos, democráticos, republicanos, y si es de izquierda debe ser los revolucionarios.
Creo que debate sobre la conducta de los manabitas ante el asesinato de Alfaro es una tarea que deben asumir nuestros historiadores e historiógrafos vivos, lúcidos, coherentes y formales como: Carmen Dueñas, Josefa Ferrín, Dumar Iglesias, Tatiana Hidrovo, Alfredo Cedeño, Ramiro Molina, quienes  deben investigar para que nos den luces, para ayudar a superar esta crisis de líderes y de políticos que vive Manabí.  Como muestra veamos a nuestros representantes en la Asamblea, ¿Qué proyecto de ley han presentado que transciende en el tiempo y el espacio?  La tarea urgente es, tener nuevos Alfaros para el siglo XXI. <

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: