Actualizado hace: 6 horas 41 minutos
Bacterias versátiles
Bacterias versátiles
Por: Melba Muñoz Rojas

Martes 17 Enero 2012 | 00:00

En esta nueva Iglesia de la burocracia internacional se ha reemplazado el alma por “el clima”. Ahora se debe “salvar al clima”.

Ya faltan unos pocos días para que se realice la próxima “cumbre” de Naciones Unidas (es decir, de la burocracia parásita mundial), con la habitual comparsa de ONGs generosamente financiadas para deliberar sobre el clima de los próximos cien años, y las medidas necesarias para “mitigarlo”. No hay que ser tarotista para adivinar que de tal “cumbre” sólo saldrán ideas de nuevos impuestos, nuevos controles y nuevas restricciones para agobiar a los ciudadanos de este mundo....(“planeta”, quise decir, perdón), y engordar aún más los bolsillos y las ínfulas de la parasitocracia internacional con el absurdo pretexto de “salvar al clima” (también le llaman “luchar contra el cambio climático”, como si tal cosa fuera posible).
Más nuestro planeta es hoy el mejor mundo posible para nosotros, aunque la gran mayoría de la gente no lo sepa. Ocurre que aún sin contar los mares, el 95% de la superficie planetaria corresponde a espacios abiertos, como éste. El espacio urbanizado, donde se hacina ya quizás el 75 u 80% de la población (en occidente), no es más que una fracción ínfima de las superficie disponible. Esto sólo se comprende cuando se ejercen profesiones de terreno, relacionadas con agricultura, silvicultura, pesca o minería, donde el contacto con la naturaleza constituye la rutina diaria.
El ciudadano urbanizado, criado y preso en las abominables colmenas de cemento, respirando el aire viciado de las ciudades, sometido al estrés del bullicio continuo, el hacinamiento y la luz artificial, difícilmente puede concebir el mundo como espacio abierto, y su perspectiva acaba siendo fuertemente distorsionada por su propia realidad inmediata y mediática.
Es el ambiente propicio para las ideologías ultraecologistas, y antihumanas, que suponen a la humanidad el rol del “cáncer” del planeta (textual de una declaración histórica del “Club de Roma”: “el planeta tiene cáncer, y ese cáncer es el hombre”).
La verdad es que si quisiéramos en serio “descarbonizar” nuestro planeta , o por ejemplo la parte de él, nos quedaríamos simplemente con un paisaje lunar, de cualquier color pero no “verde”; con una piedra en el medio y unas nubes a lo lejos. Sin ni un vestigio de vida, porque todo lo vivo que habita este mundo, tanto lo que se ve como lo que no, desde una bacteria hasta la Sequoya gigante, es esencialmente, ......carbono..
No es que las plantas “tengan la capacidad de capturar el CO2”, como tontamente se dice. La verdad es que las plantas viven del CO2 (vivimos), y viven (vivimos) por el CO2, y esta vida no sería posible sin su presencia.<
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: