Actualizado hace: 6 horas 43 minutos
Alejandra Orellana Guillén
¿Secretismo o transparencia?

Desde hace tiempo es ampliamente conocido que las empresas con determinado perfil deben reportar anualmente sus estados financieros de carácter mandatorio ante los respectivos organismos de control, y otras lo hace de manera voluntaria porque encuentran algunos beneficios atractivos. Estos informes están dirigidos principalmente hacia los accionistas o inversores.

Viernes 13 Enero 2012 | 00:00


Sin embargo, y pese a que no existe una ley que lo demande, hoy la tendencia mundial está llevando a las organizaciones a reportar la “triple cuenta de resultados”; informes que incluyen indicadores económicos, sociales y ambientales. Estos tres aspectos están, sin excepción alguna, presentes en toda organización, manifestándose como impactos positivos o negativos.
¿Cuál es la importancia de que existan este tipo de reportes? ¿Por qué a los ciudadanos de a pie nos debe empezar a importar que esta información se transparente? Sin duda, la respuesta puede ser muy amplia y debatida pero vale rescatar dos razones que competen directamente al ciudadano, y una tercera a las organizaciones.
Es necesario romper la cultura del secretismo y exigir mayor transparencia en la gestión de las organizaciones públicas, privadas u organizaciones de la sociedad civil. En estos tiempos donde impera el uso de las redes sociales es imprescindible que las organizaciones dialoguen con sus grupos de interés, creen canales de comunicación de doble vía y den respuesta a sus inquietudes y demandas.
Esta apertura y transparencia de las organizaciones debería encontrar una corresponsabilidad entre los usuarios, quienes deberíamos basar nuestras decisiones en esta información obtenida. Reconocer y sancionar el comportamiento de aquellos ciudadanos corporativos mediante un consumo responsable.
Lo valioso que debería existir detrás de un informe es un sistema de gestión con políticas, procesos, indicadores y responsables que permiten que las organizaciones aprendan y encuentren oportunidades de mejora constante. En nuestro país es grato encontrar que, tanto PYMES, como multinacionales han empezado a asumir el reto de alinearse con las tendencias globales y contar su gestión en cifras. ¿Qué hacer con esa información? Lo dejo a criterio de cada ciudadano.<

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala