Actualizado hace: 24 minutos
Elí Montesdeoca Vélez
Hagamos justicia

Partiendo de la definición de que justicia es dar a cada cual lo que le corresponde, los seres humanos estamos permanentemente sin ser jueces haciendo justicia, pues en el cotidiano vivir material, estamos dando las monedas por el pan, la leche y el diario, para el bus y para el refrigerio, para el supermercado, la pensión, la luz, el agua, el cable, y un largo etc. de lo que le corresponde al César. Y en lo espiritual damos afectos y desafectos incluidos los chismes, según a quien creemos les corresponden.

Miércoles 11 Enero 2012 | 00:00


En este marco no hacemos justicia si le damos coima al policía, para las colas al tramitador, para la sentencia al juez, para que el cortador de la electricidad no lo haga, para que el profesor ponga la nota, para no hacer la fila, no cumpliendo los contratos, elevando los precios y otro largo etcétera, de esas malas costumbres por las que el Dr. Velasco Ibarra en su época los denominó los entontecidos por el dinero.
En cambio, hacemos justicia si denunciamos al que vende sentencias, al funcionario que cobra lo indebido, al descortés, al que pone la dificultad para cobrar la facilidad, al que tuerce la ley para su beneficio, al que no paga impuesto, al que no honra sus deudas, y otro largo etcétera de obligaciones ciudadanas con las que eliminaremos la injusticia y podemos gozar del buen vivir.
Ahora que ya podemos hacer justicia sin miedo al poder, que ya el denunciante no sale  denunciado, ahora que estamos viendo caer los injustos, los déspotas, los descorteces, los servidores que se sirven y no sirven, los que miran al humilde por encima del hombro, esperemos que no haya excesos y que no caigan los justos con los pecadores, pero hagamos justicia.  <       

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala