Actualizado hace: 10 horas 30 minutos
LA SEQUÍA II
LA SEQUÍA II
Por: Francisco Ponce

Jueves 05 Enero 2012 | 00:00

En el comentario anterior establecíamos, como premisa fundamental, el restablecimiento de los bosques y la construcción de pequeñas presas como alternativas para asegurar el mantenimiento del ciclo hidrológico y el abastecimiento de agua para cultivo y consumo animal.

Pero, además de lo señalado, consideramos que es necesario que se articulen políticas agropecuarias de largo aliento, sistematizándolas en el tiempo y así evitar que cada Ministro de Agricultura trate de implementar lo que a su criterio debe hacerse en el sector, lo que determina que jamás se logren las metas y objetivos para la rehabilitación del sector productivo primario y hacerlo rentable y competitivo.
Es necesario y urgente regionalizar la explotación agropecuaria, como en los países desarrollados, y establecer zonas que presenten las mejores condiciones agroecológicas para determinados cultivos haciendo más rentable el proceso y logrando la especialización de los agricultores. Así se podrá establecer, por ejemplo, la zona maicera, la zona arrocera, la zona algodonera, de frutales de hortalizas, etc, y de paso se garantiza la seguridad alimentaria, asegurando los montos de producción para consumo local y de exportación.
Los créditos medianos y grandes deben ser aprobados con la presentación de un plan de inversión, un cronograma de desembolsos y con un acompañamiento técnico privado. Este técnico privado debe ser seleccionado por el banco y tendrá una dieta de sustentación para alimentación y movilización, pagada por la entidad crediticia previa a la presentación de informes, y además recibirá un pequeño porcentaje sobre la ganancia que obtenga el agricultor.
En los sistemas bajo riego debe establecerse un calendario de cultivos, especialmente en hortalizas, para asegurar un mínimo de producción y evitar los excedentes que afectan los precios y consecuentemente perjudican al productor y consumidor.
Por otra parte, debemos ser previsivos y cautos y aprovechar los excedentes que se dan en la época de lluvias y almacenarlos en silos o en forma de heno para el periodo de sequia y utilizarlos en la alimentación del ganado, como ocurre en los países de la zona templada, en donde alimentan a sus animales durante la estación invernal (hielo y nieve), sin contratiempos o crisis alimentarias.
Si realmente se busca contrarrestar la sequia y restablecer el ciclo hidrológico, debe implementarse una política de financiamiento para una agresivo desarrollo forestal comercial, que abarque no solo el inicio y el desarrollo de la plantación sino también una subvención para el agricultor durante los primeros años del cultivo, la misma que será deducida de la venta del bosque, y solo así aseguraremos el desarrollo de esta rentable actividad con los consecuentes beneficios ambientales y climáticos.
Finalmente, insisto que debemos ser previsivos y no olvidarnos de la sequia después de la primera lluvia. <
 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: